El proyecto de ley que busca que las mujeres en embarazo no puedan ser despedidas

Frente al fallo de la Corte Constitucional, que determinó que, si una mujer está embarazada y no lo informa al empleador, esta puede ser despedida justificadamente, el senador Armando Benedetti radicará la “Ley para embarazadas” para impedir esta medida.

iStock

En caso de que el empleador no sepa que una trabajadora está embarazada, puede despedirla. Esa fue la determinación tomada por la Corte Constitucional el pasado jueves, tras estudiar tres tutelas en las que reafirmó que, aunque es importante “garantizar la estabilidad laboral de las trabajadoras en estado de gestación y durante la lactancia”, si la empresa desconoce su estado y su contrato laboral se termina, no se puede alegar discriminación y el despido es justificado.

Para el senador Armando Benedetti, en este fallo “queda claro que es a favor de los empleadores y en contra de las mujeres embarazadas”, por lo que anunció que radicará el próximo lunes ante la corporación la “Ley para embarazadas”.

Contexto: Si empleador no sabe que trabajadora está embarazada, puede despedirla

Esta iniciativa busca que ningún empleador pueda despedir a una mujer en estado de embarazo, aún si él no sabía de su estado, medida que también aplicaría hasta un año después del parto.

De la misma manera, el proyecto de ley propuesto por Benedetti contempla que las mujeres madres cabeza de familia o en proceso de lactancia puedan terminar su jornada laboral una hora antes de la estipulada. A su vez, considera la extensión de la licencia de maternidad si el recién nacido se enferma.

Le puede interesar: mujeres no tienen que informar que están embarazadas cuando inician un contrato

“Aquí lo que se trata es de proteger realmente al niño y a la madre, sobre todo porque, según la OIT, el 59% de las personas que sostienen un hogar son madres cabeza de familia”, manifestó el senador del Partido de La U.

Por su parte, la Corte consideró que resulta excesivo exigir a los empleadores que reintegren al empleo, paguen la licencia de maternidad y las cotizaciones a la seguridad social de trabajadoras que fueron despedidas sin que se supiera sobre su embarazo. “Por ende, si se imponen tales medidas incluso cuando no existe discriminación contra la trabajadora en razón de su embarazo, se desincentiva la contratación de mujeres y se limita su acceso al mercado laboral”, señaló el alto tribunal.