El regreso de las Farc a Colombia

La Décima Conferencia Nacional Guerrillera empezó sus rondas preparatorias. Desde el próximo sábado, y hasta el viernes 23 de septiembre, se realizará la máxima instancia de decisión de la insurgencia.

“Pastor Alape”, miembro del Secretariado de las Farc, en  los Llanos del Yarí, Meta, donde se realizará la Décima Conferencia Guerrillera. / Prensa Farc
“Pastor Alape”, miembro del Secretariado de las Farc, en los Llanos del Yarí, Meta, donde se realizará la Décima Conferencia Guerrillera. / Prensa Farc

Poco a poco el proceso de paz entre las Farc y el Gobierno va aterrizando en Colombia. Y la prueba es el traslado de la delegación de la guerrilla a los llanos del Yarí, en Caquetá, donde a partir del sábado y hasta el viernes 23 de septiembre más de 200 comandantes insurgentes realizarán la Décima Conferencia Nacional Guerrillera.

Para eso, procedentes de La Habana, donde por cuatro años se alojó la mesa de diálogos, el máximo comandante de las Farc, Timoleón Jiménez, acompañado por todo el Secretariado, arribó a territorio colombiano. Los comandantes guerrilleros llegaron a la frontera entre Meta y Caquetá, territorio de control histórico de las Farc y zona donde se realizará el evento más importante de la vida guerrillera: la Décima Conferencia.

La operación se realizó en completo hermetismo y sólo se supo de su llegada a las montañas de Colombia cuando el medio de la guerrilla difundió imágenes y entrevistas. En ellas aparece Timochenko, quien afirma que la Conferencia que empezará este sábado tiene su particularidades por el momento histórico del país, y que de allí deben salir trazados los objetivos de las Farc convertidas en fuerza política.

Lo secundó el comandante guerrillero Pastor Alape, quien explicó que la diferencia entre esta conferencia y las anteriores es que “en las otras se hablaba de planes en proyección a la guerra y esta se está articulando a procesos e iniciativas hacia la paz y la profundización de la democracia en Colombia”. Por su parte, Ricardo Téllez, más conocido como Rodrigo Granda, fue tajante en señalar que lo que vive Colombia hoy es el momento histórico más importante desde las guerras de independencia.

Con la llegada del equipo negociador de las Farc, y de los comandantes que hacían parte de la delegación de paz, se da inicio a los preparativos de la Décima Conferencia. A este evento asisten los comandantes más destacados de esta guerrilla para refrendar el acuerdo final de paz y para trazar las metas y caminos por los que la guerrilla más antigua de Latinoamérica hará el tránsito a la vida civil y política.

Por eso los aeropuertos de La Macarena y San Vicente del Caguán han tenido una actividad inusual en los últimos días. Lo mismo viven las trochas que conducen a los llanos del Yarí, donde se ubicará la Conferencia. Hasta allí han empezado a llegar los delegados de los bloques Occidental, Magdalena Medio y Martín Caballero, los cuales han empezado a instalar los anillos de seguridad que cuidarán a los más de 200 comandantes guerrilleros y casi 800 periodistas asistentes.

Ahora los comandantes de las Farc se dedicarán de lleno a preparar la Décima Conferencia Nacional Guerrillera, de donde saldrá la estrategia política de una organización que ha durado medio siglo en armas y hoy se apresta para ingresar a la vida política nacional. Durante los seis días que durará la conferencia, el país conocerá el nombre de la organización política que surgirá tras la dejación de las armas, los nombres de los seis voceros que asistirán a la Comisión Legislativa Especial a partir del 3 de octubre, que se encargará de impulsar las reformas que exige la implementación de la paz, y los lineamientos estratégicos de la naciente fuerza política.

Mientras tanto, el país estará de lleno en el debate electoral que plantea el plebiscito para refrendar los acuerdos. Proceso que tiene como principal promotor del No al expresidente Álvaro Uribe, quien reaccionó con fuertes acusaciones a la llegada de Timochenko y la plana mayor de las Farc. “En avión de lujo llegó Timochenko al Meta; sin decir la verdad, sin reparar una víctima, sin pedir perdón”, expresó el exmandatario al conocer de la llegada de la dirigencia de la insurgencia a Colombia.

Temas relacionados