El regreso de Íngrid Betancourt

“Es una decisión muy difícil (...) se trata de hacer un alto en el camino —fuera del apasionamiento y de dejarnos envenenar con comentarios de aquí o allá— y pensar cuál es mi compromiso como colombiano.

 Hay que entender si una participación política aporta algo más, tal vez no, pero hay que pensar muy bien si lo que haré le aporta algo a Colombia”. Con estas palabras, la excandidata presidencial y exrehén de las Farc Íngrid Betancourt dejó abierta la posibilidad de regresar al escenario de la política colombiana, tras conocerse el ofrecimiento que le ha hecho el Partido Alianza Verde para que sea su cabeza de lista al Senado.

En diálogo con Blu Radio, Betancourt se mostró de acuerdo con la reelección del presidente Juan Manuel Santos, al tiempo que enfatizó en que está dispuesta a trabajar por la paz. “Santos reúne unas cualidades, es un excelente guerrero, fue un gran ministro de Defensa derrotando militarmente a las Farc, lo que permitió que ellos comenzaran a pensar en sí mismos y en un esquema de paz (…) No estarían ni remotamente sentados en la mesa de diálogo de paz”, dijo.

Y agregó: “Mi compromiso por la paz es incondicional, porque es la única fuerza que permite la unión de todos los colombianos. Quienes hemos sufrido los dramas de la guerra sentimos el absoluto compromiso con hacer todo lo posible para que ningún colombiano viva lo que vivimos nosotros, nuestros hijos, padres y nietos”. Sobre la oferta de la Alianza Verde, señaló que “hay un espacio vacío, porque esa famosa tercería que se ha venido construyendo en Colombia no ha ‘cuajado’ porque se piensa es en una estrategia conveniente a intereses personales. Me parece que hay que evitar precisamente eso”. Y reconoció que su posible regreso a la política nacional genera muchos temores en su familia.