El reporte de la Misión de Observación Electoral

Fueron registradas 376 denuncias por presuntas irregularidades y se insistió en que retirar la huella dactilar del formulario E-11 fue un error para el control de los comicios.

La Misión de Observación Electoral (MOE) reportó que se recibieron 376 denuncias ciudadanas de presuntas anomalías electorales. De las cuales diez fueron por violencia política, 135 se clasificaron como irregularidades, 31 intervenciones indebidas en política de funcionarios públicos, 17 omisiones de autoridades y 31 denuncias de alteración de resultados.

Según la MOE, la jornada electoral se desarrolló en la habitual tensa normalidad. Se presentaron hechos aislados de violencia en los municipios en Leyva (Nariño), La Hormiga (Putumayo), Toribío (Cauca), El Castillo (Meta), Aguadas (Caldas), Tame (Arauca), San Calixto (Santander), Valle de Guamués (Putumayo), Puerto Rico y San Vicente de Caguán (Caquetá). A la vez que se desactivaron artefactos explosivos en Yumbo (Valle) y en Tame (Arauca).

El reporte de asonadas fue de cuatro: en Tubará (Atlántico), Ricaurte (Cundinamarca), Hato Nuevo (La Guajira) y San Jacinto (Bolívar),

Las principales irregularidades registradas por este organismo de seguimiento electoral fueron: constreñimiento al elector, participación indebida en política de funcionarios públicos, fallas logísticas en la organización electoral, compra y venta de votos, urnas con tarjetones al inicio de la jornada y tarjetones marcados, suplantación de votantes y jurados, fallas en la implementación del sistema, identificación biométrica y publicidad indebida.

Se pudo establecer que hubo compra y venta de votos en Riosucio (Chocó), Puerto Gaitán (Meta), Soledad (Atlántico), Piendamó y Timbío (Cauca) y Yopal (Casanare) se encontraron tarjetones marcados. Mientras que en Barranquilla, Malambo (Atlántico) y algunos barrios de Medellín (Antioquia), Marmato (Caldas), Sincé (Sucre), Cartagena, Arjona, Santa Catalina, Magangué (Bolívar), Risaralda, Quimbaya, Armenia, Pijao (Quindío), Piendamó y Timbío (Cauca) y Cubaral (Meta).

La suplantación de votantes se detectó en Remolino (Magdalena), San Jacinto (Bolívar), Chía y La Calera (Cundinamarca). A la vez que en Toluviejo (Sucre) se presentó suplantación de jurados.

En 121 puestos de votación fueron trasladadas 627 mesas, en 53 municipios. La propaganda negra se vio principalmente en la capital del Valle del Cauca, donde fueron hallados 24.000 volantes y El Dorado (Meta) donde se encontraron 70.000.

Este fue el panorama que la Misión de Observación Electoral consignó en las elecciones a alcaldías, gobernaciones, concejos y juntas de administración local en 2011.

últimas noticias