El reto es la unidad

Hoy, el movimiento Uribe Centro Democrático inicia su convención para elegir al que será su candidato a la Presidencia. Será el primer paso de cuatro campañas en una.

Los precandidatos del movimiento Uribe Centro Democrático, Francisco Santos, Carlos Holmes y Óscar Iván Zuluaga.

Todo el movimiento Uribe Centro Democrático espera que luego de la tempestad que significó lanzarse a una consulta para escoger candidato a la Presidencia, que se desvaneció, y el repentino cambio de reglas para que el representante del movimiento se elija este sábado en una convención, llegue la calma. Esa es la conclusión del encuentro entre los precandidatos, los exministros Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo y el exvicepresidente Francisco Santos, previa al cónclave uribista que se inicia hoy en Corferias.

La apuesta con esta convención no es de poca monta, el Centro Democrático, que busca la retoma del poder, espera que el ganador en la convención recoja las banderas del uribismo y pueda cohesionar un movimiento que hasta hace pocos días estaba a punto de estallar. Las disputas entre los precandidatos que se empezaron a ventilar en público, un presunto guiño del expresidente Uribe a la campaña de Zuluaga y la negativa de Santos y Holmes a acogerse al cambio de mecanismo, hacían presagiar una atomización del movimiento que los conduciría a una derrota en las urnas.

Pero, como sucede en un movimiento caudillista, las riendas las tomó el expresidente Uribe, dio la orden de acatar la consulta y la decisión fue tomada. Ahora la apuesta es por la unidad. El exministro Zuluaga así lo manifiesta: “Uno de los tres será el candidato del uribismo a las elecciones presidenciales y uno de los tres deberá ser el próximo presidente de Colombia”.

Incluso, el exvicepresidente Santos, quien se negaba a acatar la orden, cambió de decisión y ahora asegura que “este no es un trabajo individual, no es Francisco, Óscar Iván o Carlos Holmes. Le digo a Colombia que si yo gano los voy vincular a la campaña y voy a trabajar de la mano de ellos para derrotar a Juan Manuel Santos y retomar el rumbo. Les digo que si ellos ganan seré el primer soldado con gusto, complacencia y vocación de uribista”. Sin embargo, para Holmes el éxito sólo puede estar garantizado si “la convención tiene un carácter amplio, deliberativo e incluyente”.

Hoy en el Centro Democrático soplan vientos de unidad, pero aún hay un largo camino por recorrer que empieza en la convención, donde las garantías estarán a cargo del exasesor Fabio Echeverri en compañía del expresidente de Ecopetrol, Isaac Yanovich, y del exministro de Minas y Energía Hernán Martínez. Además, se espera la total independencia del exmandatario Uribe como prueba de imparcialidad, y desde ya se sabe que no participará en las votaciones.

El sábado al finalizar la tarde, luego de los debates sobre los cinco pilares del uribismo: seguridad democrática, confianza inversionista, cohesión social, Estado austero y diálogo social, y sus respectivas votaciones, tendrá que salir un ganador por mayoría absoluta. Si no hay ganador, habrá una segunda vuelta entre los precandidatos con mayor votación y de ahí saldrá el encargado de buscar el camino a la Casa de Nariño.

Este será el primer paso de cuatro campañas en una: la de la Presidencia, la de Uribe como cabeza de lista al Senado, la de quienes lo acompañan en la lista y la de los representantes a la Cámara. Como se sabe, la meta del Centro Democrático es alcanzar cuatro millones de votos. Dos millones cien mil por respaldo de opinión y el resto de las estructuras políticas.

La clave para alcanzar el resultado es darles perfil de campaña presidencial a las elecciones al Congreso, con base en la imagen del expresidente Uribe. Ese es el reto, el camino es de cinco meses para el Congreso y siete para la Presidencia. De una verdadera unidad dependerán los resultados y la convención será el primer paso.