El rosario de críticas del Partido Liberal a la tributaria

El copresidente del partido Alejandro Carlos Chacón, asegura que el gobierno sí va a gravar la canasta familiar y dice que el impuesto a las bebidas es un golpe al bolsillo de los colombianos.

No cesan las críticas a la reforma tributaria que el Gobierno espera que sea aprobada antes de que finalice el año para salvar las finanzas del país. Ahora fue el copresidente del Partido Liberal, Alejandro Carlos Chacón, quien lanzó contundentes reparos a la iniciativa y hasta se atrevió a manifestar que lo planteado por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, al defender el proyecto, no es cierto. (Lea: La popular agua de panela será gravada con IVA en la reforma tributaria)

El primero de sus reparos tiene que ver con la promesa de no gravar productos de la canasta familiar. Por ejemplo, explicó que las grasas y aceites están siendo gravadas con la reforma, por lo que se preguntó “¿Quién niega que se necesitan para freír un huevo, alimento básico de los colombianos pobres?”. Además, Chacón presentó una lista completa de artículos del hogar que serán gravados con IVA entre los que están: trigo, avena, maíz, arroz, sorgo y harina.

Pero hubo más micos denunciados por el representante. Haciendo énfasis en la promesa de desarrollar el campo que viene implícita en los acuerdos de paz. Afirma que el Gobierno con la reforma está haciendo lo contrario, pues pone impuestos a maquinaria agrícola como la rastra, arado, niveladoras,  esparcidoras y demás maquinarias que se emplean para la producción campesina.

Tal vez, el tema más espinoso planteado por Chacón es el que tiene ver con el impuesto a las bebidas. Desbarató el argumento del gobierno de que este es un tema de salud pública que busca, de fondo, controlar la obesidad.     

“Se gravan todas las bebidas que hoy usamos los colombianos, incluidas las que no producen calorías. No es cierto que se hace para enfrentar el crecimiento de la obesidad, porque si por ello fuera, se reglamentaría la Ley contra la obesidad y en ese tema el gobierno no ha hecho nada. Se gravan las bebidas que contienen hasta verduras y frutas”, dijo Chacón quien además es ponente de la reforma tributaria en la Comisión Tercera de la Cámara.

En la lista de artículos que tendrán impuestos o que se incrementarán los que ya tienen. Presentó un ranking que en orden plantea los alimentos y las bebidas, el combustible, los vehículos, los electrodomésticos, la ropa y los artículos de aseo, entre una larga lista sobre la cual se pregunta: ¿esos no son productos de consumo diario de los colombianos?. Por eso afirmó que la reforma se trata de un golpe al bolsillo.

Y las cifras son muy dicientes. En Colombia hay cerca de 356 mil tiendas de barrio y cerca del 20% de sus ventas son de bebidas de cualquier tipo. De esa magnitud es la imposición de impuestos, que afectará tanto al tendero como al consumidor. “Y en una tienda de barrio compran son los pobres”, afirmó.

Finalmente hizo una nueva crítica pero esta vez sobre los cambios que propone la reforma en el recaudo de impuestos territoriales como los servicios públicos que ahora serían centralizados y no se garantizaría la reinversión en las regiones. Esto sucede con el alumbrado público, lo que dejaría enorme un hueco fiscal en los entes territoriales.

Con este ‘rosario’ de críticas de Chacón se hace más evidente el complejo trámite que tendrá el Gobierno de la reforma tributaria en el Congreso. También en el Partido Liberal el senador Horacio Serpa planteó que la colectividad no apoye la reforma. Lo mismo hizo el presidente del conservatismo David Barguil, más claro aún fue planteado desde Cambio Radical por su jefe natural, Germán Vargas Lleras, quien incluso planteó una movilización en contra de la iniciativa. Un panorama nada halagador.

Temas relacionados