El temor a una constituyente

La propuesta no tiene acogida en el Congreso y aunque muchos dicen que no es el momento político, en el fondo está la preocupación por los inesperados alcances de la iniciativa.

Una radical oposición recibieron en el Congreso las propuestas de convocatoria a una constituyente planteadas por el senador Juan Carlos Vélez, buscando reformar la justicia, y el representante a la Cámara Miguel Gómez Martínez, quien cree que además hay que prohibir la reelección presidencial e impulsar una verdadera descentralización territorial. Según sus argumentos, hay tareas que le quedaron grandes al Legislativo y llegó la hora de hacerlas con esta herramienta.

Sin embargo, en el mismo Capitolio se habla de inconveniencia política, que no hay ambiente y que tanto Vélez como Gómez están simplemente buscando un “show mediático”. Eso sí, todos tienen claro que las implicaciones de una constituyente podrían ser desastrosas para el mismo Congreso y hasta para el gobierno de Santos. El primer mandatario la considera inoportuna, inconveniente y peligrosa. Y que si bien se sabe cómo comienzan las constituyentes, no cómo terminan.

Y es ahí donde radica el temor del Congreso. El senador Armando Benedetti, de la U, afirma que este tipo de iniciativas surgen cuando alguien quiere acabar con todo o poner al país en el congelador: “Eso puede implicar la suspensión de las facultades del Congreso para hablar de algunos temas y que la Rama Judicial quede en pausa. En este momento sería una estupidez”.

En el mismo sentido opina el senador liberal Luis Fernando Velasco, quien sostiene que “con esta propuesta estamos comprobando lo que todos sabíamos. A la reforma a la justicia le estaban apuntando desde muchos flancos y uno de ellos era tener argumentos para citar a una asamblea nacional constituyente. Lo que pretenden no es un reforma, sino una justicia para los uribistas en líos”.

Incluso el senador uribista Manuel Enríquez Rosero, quien sí ve con buenos ojos una constituyente para reformar a la justicia, cree que pretender abordar otros temas “generaría una gran incertidumbre y le haría mucho daño al país. Aunque hablan de unos temas específicos, la Constitución específicamente no define las facultades del constituyente primario y podría ser muy complicado embarcarnos en esta lucha, sin saber a dónde nos llevaría”.

Ante estas descalificaciones el representante Gómez Martínez aseguró que de lo que está hablando es de temas que están realmente mal: “No pueden decir que con el hundimiento de la reforma todo quedó bien en la justicia. Esto es un desastre. Y la reelección, digan lo que digan, le está haciendo daño al país. Yo legislo para quienes me eligieron, no para el Gobierno, ni para mis colegas congresistas”.

Y agregó: “Estamos con un gobierno temeroso e incapaz de enfrentar los principales problemas. Ellos dicen que no hay ambiente político. ¿Qué más ambiente que el 90% del Congreso en la Unidad Nacional o el apoyo de 9 millones de colombianos? El Gobierno ni raja ni presta el hacha”.

El senador Juan Carlos Vélez, por su parte, asegura que no tiene intención de viabilizar una reelección del expresidente Álvaro Uribe y que “en el país se está planteando la tesis de que con el hundimiento de la reforma a la justicia todo quedó bien, cuando no es así”. Por este motivo, dijo que le pedirá una cita a la nueva ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, para explicarle su propuesta de constituyente.

En cuanto al Ejecutivo, la posición es radical. El ministro del Interior, Federico Renjifo, enfatizó que no se va a apoyar esta propuesta y concluyó: “Lo que creemos es que están utilizando esa iniciativa como una forma de hacer política. Además, debe contar con una mayoría en el Congreso y no la tiene”.