El tiempo conspira contra el proceso de paz: Santos

En Cartagena, el jefe de Estado instaló la XXV Cumbre Iberoamericana. Envió un mensaje de paz a las delegaciones, afirmando que habrá un nuevo acuerdo pronto

Santos parte hacia Londres, al término de la XXV Cumbre IberoamericanaPresidencia de la República

Desde Cartagena, y antes de partir hacia Londres a una visita de Estado con la Reina Isabel, el presidente Juan Manuel Santos instaló la XXV Cumbre Iberoamericana en la que hacen presencia 21 delegaciones de diferentes países, entre ellos, el rey Felipe VI de España. Desde allí, aprovechó para enviar un mensaje de agradecimiento a la comunidad internacional que hace poco más de un mes estuvo en La Heroica acompañándolo en el acto protocolario en el que gobierno y Farc firmaron un acuerdo para la terminación del conflicto armado. (Vea acá el especial A CONSTRUIR LA PAZ)

La sensación de frustración frente a la derrota del Sí en el plebiscito por la paz convocada el 2 de octubre era ineludible. Tanto así, que varios jefes de Estado y de gobierno brillaron por su ausencia y, en su representación, algunos enviaron delegados de los distintos gobiernos. De hecho, la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, afirmó que hubiera querido que la cumbre se llamara Cumbre de la Paz, “pero tal vez ahora toca llamarla Por la Paz”, dijo en respuesta el presidente Santos a Grynspan. (Vea aquí: Imágenes de los presidentes en la alfombra roja de la Cumbre Iberoamericana)

Y es que en el preciso momento en el que el jefe de Estado instaló la Cumbre Iberoamericana, los voceros del No, incluido el expresidente Álvaro Uribe, sostenían una reunión con los jefes de la delegación de paz del gobierno, Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, con el fin de avanzar en una retroalimentación sobre las propuestas enviadas a La Habana a ambas delegaciones de paz. La orden, sin embargo, es clara: sostener una especie de cónclave para lograr un acuerdo cuanto antes. “Y hay que hacerlo pronto porque el tiempo conspira contra el proceso. El cese al fuego pactado es muy frágil”, advirtió el presidente Santos, desde Cartagena. (Vea aquí: Crece expectativa sobre asistencia de Maduro a Cumbre Iberoamericana en Cartagena)

La idea, según el gobierno nacional, es que se evacúen todos los puntos que han hecho llegar los delegados del No (la exministra Marta Lucía Ramírez, el exprocurador Alejandro Ordóñez, el expresidente Álvaro Uribe y sus delegados, el expresidente Andrés Pastrana, la comunidad cristiana, voceros del Sí y hasta abstencionistas), antes de que partan de nuevo hacia Cuba a un nuevo ciclo con las Farc, previsto para el 3 de noviembre. (Lea: Iberoamérica renovará apoyo a paz con las Farc en Cumbre de Cartagena).

“Este diálogo ha sido constructivo y provechoso. Las cientos de propuestas de ajuste y precisiones han sido cuidadosamente estudiadas para incorporar el mayor número posible y lograr un nuevo acuerdo que nos una”, aclaró el presidente Santos, quien reconoció, una vez más, los resultados del plebiscito y el mandato directo que vino con los mismos: hacer ajustes a lo ya pactado. “Reconocí los resultados apenas se conocieron, a pesar del margen tan estrecho, y convoqué de inmediato un gran diálogo nacional por la unión y la reconciliación en torno a la paz. Mi intención era y es transformar este resultado sorprendente en una gran oportunidad”.

Es innegable que el jefe de Estado no quiere defraudar a la comunidad internacional con la que también se siente en deuda luego de los innumerables apoyos, tanto políticos como económicos, que recibió a lo largo de estas negociaciones con las Farc. Tampoco quiere defraudar el mandato que recibió con el premio Nobel de Paz con el que fue galardonado una semana después de la derrota en las urnas y que recibirá en Noruega el próximo 10 de diciembre. Mucho menos, quiere defraudar a los miles de jóvenes que han salido en todo el país a hacer manifestaciones exigiendo un acuerdo de paz ya, como lo recuerdan a diario los que aún están hoy acampando en la Plaza de Bolívar.

En el entretanto, se esperan conclusiones al finalizar la tarde de la reunión que surja entre los voceros del Sí y los del No. Están presentes, además de los delegados de Uribe y los jefes negociadores de paz, el exministro Yesid Reyes; el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas,  y el excomisionado de paz, Frank Pearl.