"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 9 horas

El uribismo contra el Gobierno

Precandidatos del Centro Democrático acordaron que de llegar a la Presidencia, finalizarían los diálogos con las Farc.

El expresidente Álvaro Uribe, ayer, a su arribo al recinto de Corferias, sede de la convención del Centro Democrático. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Con un discurso ‘cargado de tigre’, el expresidente Álvaro Uribe dio apertura ayer a la convención de su movimiento político, el Uribe Centro Democrático, que hoy en la tarde, en votación interna, elegirá su candidato único a la Presidencia 2014 entre el exvicepresidente Francisco Santos y los exministros Óscar Iván Zuluaga y Carlos Holmes Trujillo. El exmandatario criticó el abandono de la seguridad democrática y lanzó contundentes críticas al proceso de paz que adelanta el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con las Farc en La Habana, advirtiendo que no se les puede dar estatus de actores del conflicto y que por dialogar con la guerrilla se abandonó el diálogo popular.

Uribe afirmó que la negociación con las Farc lo que más ha afectado es la seguridad: “El discurso de la paz en desmedro de la seguridad desorienta, también la oferta de impunidad. La orden de combatir al terrorismo se ha neutralizado con la de asumir el asesinato de los soldados y policías como costo normal de las negociaciones de paz”, dijo. Y lanzó una polémica propuesta para solucionar el encarcelamiento de soldados y policías al plantear “una norma constitucional que por hechos de servicio o inherentes, ocurridos entre fechas definidas, permita para ellos la libertad condicional, con requisitos para recibir y mantener el beneficio”.

En su andanada de críticas al gobierno Santos, el exmandatario insistió en su calificativo de “derrochón”: “Es un mal ejemplo el crecimiento de las nóminas burocráticas. De haber mantenido la austeridad, los gastos de funcionamiento no habrían crecido por encima de dos veces la inflación. Los ministros de Hacienda tratan de tapar el derroche con la afirmación de que el déficit se ha reducido, pero ocultan en cuánto lo recibió nuestro gobierno y en cuánto lo redujo. Tampoco le dicen al público que su cuenta positiva está distorsionada por las inversiones no ejecutadas y las regalías acumuladas para utilizarlas en elecciones”.

Precisamente, el factor de la burocracia en las elecciones fue parte del discurso de Uribe, quien aseguró que “más que distribuir regalías, las despojaron a las regiones productoras. Las centralizaron en aras de la transparencia y las devuelven como regalos del Ejecutivo en época electoral. La manguala entre el Ejecutivo y el Congreso, basada en partidas presupuestales, nombramientos y votos cautivos, garantiza que al Gobierno todo le sea aprobado, a su manera, no obstante que al final ambas ramas sufren de antipatía popular, que es la negación de la gobernabilidad de opinión”.

Con estos argumentos, y en acuerdo con los tres precandidatos, quedó claro que el Uribe Centro Democrático, de ganar la Presidencia en 2014, suspendería de inmediato los diálogos de paz con las Farc. Además, quedó consignado que el mismo día de la posesión, el ganador viajará a San Andrés y en una fragata de la Armada Nacional iría hasta el meridiano 82, en señal de desacato del fallo de la Corte Internacional de La Haya que redefinió las fronteras de Colombia con Nicaragua en el mar Caribe.

En la intervención del exmandatario no faltó el homenaje a los miembros de la llamada “guardia pretoriana” del uribismo, que hoy son objeto de investigaciones de la justicia. Uribe y los precandidatos Santos, Zuluaga y Trujillo emitieron en sus discursos mensajes de solidaridad hacia el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, el excomisionado de paz Luis Carlos Restrepo y el exgobernador de Antioquia Luis Alfredo Ramos, a quienes calificaron como perseguidos e incluso “héroes en el exilio”, como en el caso de Restrepo.

En cuanto a los precandidatos, Carlos Holmes Trujillo aseguró que la “traición del presidente Santos” es lo que “nos tiene reunidos”, pues se les dio la espalda a los más de nueve millones de personas que votaron porque el país siguiera el rumbo que se traía. A su vez, Francisco Santos manifestó que “el 7 de agosto de 2014 se acabará la fiesta de las Farc y el desfile a Márquez, Tanja, Catatumbo y los demás. Van a desfilar, pero ante la justicia”. Y en tono irónico afirmó: “Me llaman Pachito, la rueda suelta, aquel que no se imaginan gobernando, qué sorpresa la que se va a llevar”.

Óscar Iván Zuluaga, por su parte, señaló que “el presidente Santos les entregó la agenda del país a las Farc. Éramos un Estado que le habíamos dado una lección al mundo de cómo se podía recuperar el rumbo con base en la institucionalidad. Fuimos un gobierno que se quedó en el alma y el corazón de los colombianos y vamos a volver a serlo”.

Y tal como hace un año y tres meses, tras el atentado en su contra, Uribe volvió a rendir homenaje al exministro Fernando Londoño y le dio la palabra para que le diera apertura formal a la convención: “Acá se habla de esfuerzos por la paz. Esfuerzos los que usted hizo, cuando llamaba a todas las guarniciones a darles aliento, a preguntarles qué pasaba, a pedirles resultados y logramos la victoria, victoria que hemos vuelto pedazos a punta de diálogos con los infames. Tenemos que recordar los tiempos aciagos en los que las Farc destruían los pueblos uno a uno, porque la Fuerza Pública estaba vencida como hoy”, declaró Londoño, concluyendo que llegó la hora de que el uribismo retome el poder.