El uribismo frente al plebiscito: entre el no y la abstención

El jueves, en reunión de bancada, el Centro democrático definirá qué camino tomar. Algunos creen que aceptar el reto de las urnas es darle legitimidad al proceso con las Farc.

Definida la exequibilidad del plebiscito por la paz por parte de la Corte Constitucional, bien podría decirse que arranca en firme la batalla política entre quienes defienden el proceso de negociación que adelanta el gobierno Santos con las Farc en La Habana y llamarán a votar por el “sí”, y quienes creen que se está “claudicando ante el terrorismo”, léase  Centro Democrático, e invitarán a rechazar dicho mecanismo de refrendación de lo acordado. Solo que el expresidente Álvaro Uribe y sus seguidores tendrán que decidir, y pronto, si hacen campaña por el “no” o mejor llaman a la abstención.

Y es que no es lo mismo. Al interior del mismo uribismo hay quienes creen que invitar a los colombianos a votar “no” en el plebiscito implica darle automáticamente legitimidad a dicho mecanismo y, en caso de perder, estar obligados a aceptar el resultado. Según Carlos Holmes Trujillo, excandidato vicepresidencial, solo la abstención “deslegitimaría una fórmula que no es idónea ni jurídica, ni política, ni socialmente y además correspondería a lo que ha sido siempre la posición del Centro Democrático desde un principio”.

De hecho, Trujillo aseguró que le insistirá a Álvaro Uribe para que la postura de la colectividad sea por la abstención. A su vez, senadores como Evert Bustamante ya comenzaron a mover en las redes sociales la invitación a la ciudadanía para  no salir a votar. “Absténgase de violar la Constitución Nacional, de votar por la impunidad y de dividir al país”, es la propuesta que el legislador planteó en Twitter, incluyendo la etiqueta #Abstención.

La postura del uribismo se definirá el próximo jueves en reunión de bancada. Por ahora, tras la decisión de la Corte Constitucional, en esa misma red social se leen reacciones de todo tipo por parte de sus congresistas: “El umbral del 13% no representa a los colombianos. Santos insulta la democracia de nuestro país”, escribió la senadora Nohora Tovar. “Santos no hizo referendo porque si pregunta en detalle cada punto del acuerdo, se le cae el negocio. Le tocó echar mano del engaño”, trino el representante Álvaro Hernán Prada.

Sin embargo, da la impresión también de que en el Centro Democrático hay quienes piensan que aceptar el reto de las urnas y buscar una victoria del “no” podría darles más fuerza política. Por ejemplo, la senadora María del Rosario Guerra se muestra  más preocupada por las garantías para adelantar la campaña: “Después de alocución de la Corte Constitucional quedan pendientes temas como financiamiento y participación de funcionarios públicos en el plebiscito”, señaló. Para ella, deben establecerse claramente garantías para aquellos colombianos que no estén de acuerdo con lo que se apruebe en La Habana.