Elecciones en Bogotá sin candidatos independientes fuertes

La fuerza de Pardo, López, Peñalosa y Santos pone la campaña en el juego de las estructuras partidistas alejadas de los movimientos cívicos del pasado.

Clara López, del Polo, durante su inscripción. / Luis Ángel

Ninguno de los candidatos fuertes en la carrera por la Alcaldía de Bogotá puede definirse como independiente. A Clara López, Enrique Peñalosa y Francisco Santos, inscritos ayer ante la Registraduría, así como a Rafael Pardo, quien lo hizo hace tres semanas, los cubren las sombrillas de partidos cuyas estructuras están curtidas en lides electorales. Esa condición, que no los hace ni mejores ni peores, es, sin embargo, un rasgo llamativo en una ciudad donde las mayorías se desmarcaron de dichas estructuras desde la primera mitad de la década del 90 en el caso de la Alcaldía.

Es una lectura que puede hacerse después de que Cambio Radical oficializara el respaldo para Peñalosa, que lo aceptó gustoso tras haber recogido 200 mil firmas. El apoyo del partido del vicepresidente Germán Vargas Lleras también forma parte de la estrategia que el exalcalde propuso desde un comienzo para conformar una alianza a su alrededor que impida el triunfo de la izquierda, aunque no pueden desconocerse los ampliamente mencionados intereses de Vargas Lleras de cara a su aspiración presidencial en 2018.

En esta campaña queda atrás, así, la figuración fuerte de los candidatos genuinamente cívicos, si se tiene en cuenta que los otros dos que recogieron firmas (María Mercedes Maldonado, por Progresistas, y Ricardo Arias, por el movimiento Libres) aún no parecen tener opción real. Y el exalcalde Antanas Mockus, cuyo espaldarazo podría darle una suerte de connotación ciudadana a cualquier candidatura, aún no ha dado ningún guiño.

La encuesta de la firma Datexco, revelada ayer, dio como ganadores, con empate técnico, a Pardo (22,7%, de los partidos Liberal y la U); Peñalosa (21,7%, de Equipo por Bogotá y Cambio Radical), y López (20,4%, del Polo Democrático). Los siguen, ya de lejos, Francisco Santos (8,1%, del Centro Democrático), Carlos Vicente de Roux (1,7%, de Alianza Verde), Ricardo Arias (1,2%) y María Mercedes Maldonado (0,9%).

Ahora bien, si a los de la punta los une el apoyo que reciben de las estructuras partidistas, los separan las propuestas. La jornada de inscripciones de ayer, en la que participaron López, Peñalosa y Santos, fue un nuevo momento para ratificar la línea que seguirá cada uno.

La candidata del Polo dejó clara su visión de que Bogotá va por buen camino al “ser ejemplo de inclusión social y de éxito económico”, así que ella no pretende volver atrás, a “esa época en la que se dedicaba al cemento”, en clara referencia a competidores que, como Peñalosa plantean una visión urbana, basada en obras de infraestructura, como las que ha impulsado el vicepresidente Vargas Lleras, para descongestionar el tráfico de acceso a la ciudad.

El exalcalde, quien se inscribió al final de la tarde, volvió sobre la necesidad de un cambio para la capital, basado en mejorar la calidad de vida con obras que mejoren la movilidad y el entorno en el que viven los ciudadanos, precisamente para desmarcarse de la izquierda y de la continuidad.

Lo propio hizo Francisco Santos, que llegó a su inscripción enarbolando el lema del “cambio con seguridad”, también para marcar distancia de la izquierda y acentuando la política que le ha dado tantos réditos al uribismo.

Hoy el turno en la Registraduría será para Maldonado, quien se inscribirá a las 11:00 a.m., y De Roux, a las 3:00 p.m. Dos aspirantes que, ya en el ritmo que impone la posibilidad de hacer campaña oficialmente, esperan hacer viables sus aspiraciones.