Elegibilidad política, el debate entre los del Sí y los del No

La justicia transicional también será tema de debate y es el punto que sigue para discutir entre los voceros del No y los negociadores de paz del gobierno. Mañana, habrá un nuevo encuentro.

Los negociadores regresan a Cuba este juevesArchivo

Ha pasado más de un mes desde que el plebiscito fue derrotado en las urnas y los reparos reflejados en ese resultado siguen siendo objeto de discusión. Desde este sábado, los voceros del No, de los que hacen parte el expresidente Álvaro Uribe y sus delegados (Carlos Holmes Trujillo, Óscar Iván Zuluaga e Iván Duque); el exprocurador, Alejandro Ordóñez; y la exministra Marta Lucía Ramírez; sumados a algunos representantes cristianos, retomaron las reuniones con los delegados del gobierno y los negociadores de paz en Cuba con la firme intención de seguir escuchándolos y acogiendo sus preocupaciones aclarando, eso sí, que la negociación de paz es con las Farc, en Cuba. 

La de ayer fue una reunión en un tono amable, tal y como lo expresó el jefe de la delegación de paz del gobierno, Humberto de la Calle, y con ese mismo ánimo esperan regresar mañana, lunes, al nuevo encuentro programado en el Ministerio del Interior, a las 9 de la mañana. La idea es avanzar ‘de tiro largo’, según palabras del jefe negociador. Al menos, hasta el jueves 3 de noviembre, fecha prevista para que De la Calle y el comisionado de paz, Sergio Jaramillo, regresen a La Habana para comenzar lo que sería el segundo ciclo de conversaciones de paz luego de que el Sí fuera derrotado en las urnas el pasado 2 de octubre. (Lea: Voceros del No exigirán metodología de conversaciones entre los del Sí y los del No).

El del lunes no será un reto fácil. La justicia transicional y la elegibilidad política han sido dos factores en los que no quieren ceder las voces del No, especialmente, porque se niegan a la posibilidad de que los máximos responsables de delitos de lesa humanidad no paguen cárcel restrictiva de la libertad y, por otro lado, que puedan resultar electos. No obstante, De la Calle fue enfático en la reunión de ayer y les reiteró que aunque tienen la mejor disposición de escuchar y replantear el acuerdo en el sentido de hacerle ajustes, no habrá ninguna mesa paralela de diálogos de paz en Colombia con los del No ni, mucho menos, con el fin de sacar un nuevo pacto para llevárselo a las Farc a modo de imposición.

El Espectador pudo establecer que aunque los voceros del No que representa el Centro Democrático acogieron la aclaración del jefe negociador, el más radical en su postura ha sido el exprocurador Alejandro Ordóñez quien sí espera que se establezcan unas líneas rojas para renegociar, bajo el entendido de que fue el No el que triunfó. (Lea: 3 de noviembre delegaciones de paz retoman diálogo sobre acuerdo en Cuba)

Los temas que falta discutir, antes del jueves, son justicia transicional, fin del conflicto, reincorporación de los guerrilleros a la vida civil y el nuevo método de refrendación. La justicia transicional se llevará buena parte del tiempo en la reunión de este lunes dada la negativa de los del No a que se constituya un Tribunal Especial de Paz no incluido en la Rama Judicial ni en ningún tipo de corte ya existente, como lo reclama el uribismo. Habrá que ver hasta dónde cede el gobierno nacional, teniendo en cuenta que otra de las críticas se relaciona con que en la selección de los magistrados que eventualmente harán parte de ese tribunal, habrá cabida para jueces extranjeros. Asimismo, habrá que mirar hasta dónde podrá esa nueva jurisdicción acoger procesos de integrantes de la fuerza pública y de terceros que hayan participado de algún modo en el conflicto armado, tal y como está establecido, o si habrá alguna modificación en ese sentido.

En lo que sí se avanzó es en el punto agrario, tal y como se dio a conocer anoche, al término del encuentro; y en que se aclaró cómo van a ser ocupadas las 16 curules o circunscripciones especiales de paz que crea el acuerdo de paz para las zonas históricamente afectadas por el conflicto. El uribismo entendió que no serán escaños otorgados a dedo para las Farc y tampoco se oponen a las otras 10 que sí se les garantiza a los miembros de esa guerrilla en los próximos dos periodos legislativos. (Lea: Negociadores vuelven a Colombia para 'cara a cara' con el uribismo).

Según fuentes consultadas por El Espectador, la elegibilidad política no ha podido unificar las voces entre los del Sí y los del No. La explicación que dan estos últimos es que “sería un mal ejemplo” para el país darles la posibilidad de elegirse a los responsables de los crímenes más graves. Para el gobierno, este argumento sigue siendo muy precario bajo el entendido de que se van por la vía del ‘ejemplo’ y, por el contrario, les explicaron que el asunto se debe ver de manera integral en cuanto a que habrá medidas restaurativas obligatorias, incluyendo la restricción efectiva de la libertad.


 

últimas noticias