Eln critica a Santos por congelar los diálogos

El máximo jefe de esta guerrilla, Nicolás Rodriguez Bautista, alias “Gabino”, envió una carta de respuesta a la periodista María Jimena Duzán, respondiendo por lo sucedido en el secuestro de Salud Hernández.

El máximo jefe del Eln, Nicolás Rodriguez Bautista, alias “Gabino”

En medio del silencio constante frente a la instalación oficial de la negociación de paz entre el Gobierno y el Eln, el máximo jefe de esta organización, Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino”, envió una carta abierta a la periodista María Jimena Duzán respondiendo por lo ocurrido en el secuestro de la también comunicadora Salud Hernández Mora. Gabino aprovechó para reclamar al presidente Santos por la decisión de congelar “de manera intempestiva y unilateral” los diálogos.

El secuestro es precisamente el tema central de la carta, en la que el Eln señala que es un tema acordado en la agenda de negociación que debería discutirse con mayor brevedad. “En el quinto punto, deben ventilarse y buscar soluciones a situaciones de tipo humanitario, que las partes somos de que hay que tratar a las que nosotros llamamos los dolores, todos tenemos fruto del conflicto que queremos superar”, señala Gabino.

Frente al debate que se generó porque el Eln continuó secuestrando, ratifica que no es una práctica eliminada pero argumentan que “nunca hemos negado que por diversas razones, hemos privado de la libertad a algunas personas, con pleno conocimiento de eso, construimos con el Gobierno, la agenda conocida por la opinión, sin que hubiese sido una imposibilidad para acordarla”.

No obstante agregan que, “somos conscientes que las retenciones de cualquier tipo, afectan de manera sensible a quien las vive y a su entorno familiar y social, por lo que siempre hemos tenido claro que debemos reducirlas al mínimo, en lo posible, que nunca más ocurran, reflexión que nos ha llevado a reducirlo de forma significativa”.

Sobre el secuestro de la periodista Salud Hernández ratifican que se trató de una retención que no tuvo que ver con que ella “tome partido en favor de la extrema derecha y el paramilitarismo” y explica que la tuvieron retenida para descartar riesgos de seguridad y que la entrega se demoró por la operación militar para intentar rescatarla.

La carta además de plantear la reducción al máximo de los secuestros, explicar la tardanza en la liberación y criticar al presidente Santos por congelar los diálogos, tiene una reiterada petición especial: “cese al fuego bilateral”, un punto en el que el Gobieno parece no estar dispuesto a ceder.