Eln, “en disposición de acordar un nuevo cese” con el Gobierno

A través de un comunicado dirigido a Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, aseguró que está a la espera del inicio del quinto ciclo de conversaciones en Quito, Ecuador, para tomar una decisión.

Al comienzo de los diálogos, los encargados de cada delegación eran Juan Camilo Restrepo y Pablo Beltrán. El primero presentó su renuncia a principios de diciembre.Cancillería Ecuador

La guerrilla del Eln envió un comunicado a Jean Arnault, jefe de la Misión de la ONU en Colombia, donde asegura que está “en disposición de acordar un nuevo cese” al fuego bilateral con el Gobierno. La organización afirmó que esperará hasta que inicie el quinto ciclo de conversaciones, el próximo 9 de enero, para tomar una decisión y también aprovechó para criticar lo que, en opinión de la guerrilla, ha hecho que se “mantenga paralizado el Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V)”.

“Estamos en disposición de acordar un nuevo cese, una vez evaluemos conjuntamente en la mesa de conversaciones la marcha, las confianzas y los resultados del actual Cese al Fuego Bilateral, Transitorio y Nacional (CFBTN); igualmente, una vez valoremos el avance de la agenda de conversaciones”, afirma el comunicado. Además, señala que este análisis se realizará el 9 de enero cuando se reanuden las conversaciones entre el Gobierno y la guerrilla en Quito, Ecuador, sede de los diálogos.

(Lea aquí: Claves para entender el cese al fuego).

Pero el comunicado no se quedó solo en eso. El Eln responsabilizó al Gobierno de la “parálisis” del Mecanismo de Monitoreo y Verificación y aseguró que ha hecho “interpretaciones unilaterales” y que ha buscado “imponer una renegociación frente a los acuerdos y los protocolos del CFBTN”. Sobre los retos, la guerrilla puso como ejemplo que el Gobierno ha dado “una negativa para tratar en el MVV la masacre de 8 campesinos, en Tumaco; el asesinato de la indígena Efigenia Vásquez; el trato de guerra que le da a la protesta social y otros hechos similares”.

El comunicado de la guerrilla muestra que en la mesa de negociaciones las cosas no son color de rosa y que, por el contrario, las fricciones entre el Gobierno y el grupo armado al margen de la ley son cada vez más evidentes. Esto, por cuenta de las continuas violaciones al cese al fuego, que se ve reflejado no solo en los hechos mencionados por el Eln, sino también por otras situaciones como el asesinato de líderes sociales (que el Gobierno ha sido reiterativo en decir que no es algo sistemático) y los enfrentamientos en los que se ha visto involucrado el Eln en, por ejemplo, Nariño.

(También: Eln violó cese el fuego por masacre en Magüí Payán, según Defensoría).

Sobre lo último, resalta que el Eln ha estado en dos hechos que han causado una preocupación generalizada sobre el cumplimiento del cese al fuego: la masacre de Magüí Payán, que dejó un saldo de diez muertos (trece, según el Gobierno) y que la guerrilla reconoció como el resultado de combates con un grupo denominado como Guerrillas Unidas del Pacífico. El otro se presentó este domingo en el municipio fronterizo con Ecuador de Cumbal, donde el Eln se habría enfrentado con disidencias de las Farc y que, hasta el moento, deja dos muertos.

Aun así, todavía está el pendiente del Gobierno de saber quiénes serán sus representantes en la mesa de diálogos, después de que Juan Camilo Restrepo presentara su renuncia como jefe negociador, luego de poco más de un año en el cargo, y de que el presidente Juan Manuel Santos anunciara que cambiaría toda la delegación.