Eln mantiene disposición de paz, pero califica de inaceptables las condiciones del Gobierno

En un comunicado, la guerrilla se compromete en liberar a las personas secuestradas en Chocó en cuanto sientan que existan las condiciones favorables para hacerlo sin poner en riesgo la vida de los privados de la libertad.

AFP

El pasado sábado, en el marco del taller Construyendo País, en Amagá, Antioquia, el presidente Iván Duque Márquez sostuvo sus condiciones para reanudar los diálogos con el Eln: liberar a los secuestrados que todavía se encuentran en poder de la guerrilla y cesar todas las actividades criminales. Sin esa seguridad, el Gobierno no designará a un jefe negociador para que se siente en la mesa de negociación.

Lea: Que la paz no se nos escape de las manos: procurador a Iván Duque.

Frente a esa posición, el Eln emitió un comunicado a la opinión pública en el que expresa que las condiciones impuestas por el Gobierno para reanudar los acuerdos son “inaceptables”.

“Al desconocer los acuerdos hechos con el Estado y colocar unilateralmente condiciones inaceptables, este Gobierno está cerrando esta mesa, acabando el proceso de diálogos y los esfuerzos hechos desde hace varios años por el Eln, la sociedad, el anterior Gobierno y la comunidad internacional”, se lee en el boletín.

Esta guerrilla sostiene que liberará a los seis uniformados que se encuentran en su poder en el Chocó, pero que este procedimiento debe cumplir unas condiciones para no poner en riesgo la vida de los secuestrados.

“El Gobierno, al haber entregado a las Fuerzas Militares el manejo de las liberaciones humanitarias y negarse a un acuerdo para los protocolos, ha hecho mucho más difícil las liberaciones de los uniformados privados de la libertad en Arauca y Chocó por frentes nuestros, en tanto ello crea grandes riesgos para la vida de los detenidos, para las personas e instituciones que ayudan en estos casos y para nuestras unidades guerrilleras”, explican.

El pasado 5 de septiembre, la guerrilla liberó a los tres soldados que se encontraban retenidos en Arauca en cumplimiento a las condiciones del presidente Duque para reanudar las negociaciones. Sin embargo, hasta el pasado 7 de septiembre, no lograron liberar a los otros seis uniformados en el Chocó, en el marco del ultimátum que les puso el mandatario.

Lea: Eln liberó a tres militares secuestrados.

A pesar de prometer abandonar los diálogos si el Eln no cumplía con la liberación de los secuestrados hasta el 7 de septiembre, Iván Duque no levantó la mesa de los diálogos y sostiene que habrá disposición siempre y cuando la guerrilla cumpla con las condiciones.

Lea más: Duque ni levanta mesa con el Eln ni reinicia diálogos.

Por su parte, el Centro Democrático le pidió a Duque no iniciar ningún tipo de negociación si no se cumple con el cese de hostilidades y la liberación de los demás secuestrados. “Le pedimos al Gobierno Nacional no reanudar ningún tipo de negociaciñon con el Eln entre tanto no cumplan con las dos condiciones necesarias para iniciar cualquier negociación con grupos ilegales”, escribe la bancada.

El Eln en su comunicado le recuerda al Gobierno que ya se encuentra una parte negociada entre las dos partes y que las demás instancias comprometidas con los acuerdos están a la espera de la orden de reanudación del presidente Duque.

“Señores del Gobierno, traemos ya un proceso de diálogo y negociación tendiente a la terminación del conflicto. Traemos unos acuerdos hechos con el Estado a través del Gobierno anterior, traemos un acuerdo sobre el diseño del proceso, sobre su agenda, sobre la marcha de la mesa, sobre los acompañamientos internacionales, sobre las cesaciones bilaterales del fuego, sobre el acompañamiento de la Iglesia, sobre protocolos de seguridad y funcionamiento y muchos más asuntos”, les recuerda.

Por su parte, en conversación con Blu Radio Miguel Ceballos, alto comisionado para la Paz, manifiesta que no entienden por qué el Eln cuestiona las condiciones si son las mismas que se han impuesto a otros actores en el mismo proceso.  

La guerrilla dice que seguirá activa en el proceso, buscando opciones de paz y continuidad del proceso, como deseo propio y de la sociedad que pide acabar con toda manifestación de violencia.