ELN rechaza nombramiento de “Francisco Galán” como gestor de paz

La decisión del grupo subversivo, que estanca aún más los diálogos con el Gobierno, se basa en viejas rencillas que tiene el Comando Central con el guerrillero.

Archivo El Espectador.

“Paz” es la palabra que más se escuchará este año en Colombia. La inminente firma de un acuerdo final entre el Gobierno y las Farc, la guerrilla más antigua del continente, cerrará un capítulo de más de 50 años de guerra con ese grupo subversivo. No obstante, el júbilo nacional por el fin del conflicto armado con ese grupo subversivo contrasta con lo empantanados que están los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que se encuentran estancados desde hace dos años, cuando inició la fase exploratoria de los diálogos.

Aunque el Gobierno ha dado varias muestras de querer iniciar los diálogos, el Comando Central (COCE) del ELN parece no estar dispuesto a arrancar formalmente las negociaciones. Una muestra de ello fue la designación de Carlos Arturo Velandia, alias “Felipe Torres”, y de Gerardo Antonio Bermúdez Sánchez, alias “Francisco Galán”, como gestores de paz para que preparen los acercamientos entre el ELN y el Gobierno. Adicionalmente, a ambos gestores les fueron suspendidas las órdenes de captura en su contra, aunque el proceso penal continúa abierto. (Lea: Gobierno designa a Carlos Velandia y Francisco Galán como gestores de paz)

Pero el anuncio del Gobierno, por medio de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, no fue avalado por el ELN. Voceros del grupo subversivo aseguraron que rechazan la presencia de Francisco Galán en el proceso, y que no darán su brazo a torcer ante las exigencias del Gobierno para iniciar formalmente los diálogos, que básicamente son renunciar al secuestro y liberar a todas las personas que tienen en su poder.

La decisión del ELN de rechazar la presencia de Galán en el proceso, se debe a unas declaraciones públicas que hizo hace unos el ahora gestor de paz, en las cuales, según voceros de esa guerrilla, se burló y denigró al grupo, especialmente a los cabecillas. Dichas declaraciones indispusieron a los miembros del COCE y derivaron en un distanciamiento entre ellos y el guerrillero. La guerrilla asegura que solo ese hecho hace imposible un trabajo de mediación de Galán en el proceso.

No todo es malo para el ELN respecto a la decisión del Gobierno. La guerrilla rescata del anuncio que, con este tipo de acciones, el Gobierno demuestra su voluntad de dialogar y que estas aportan a la idea general de paz que tiene la Casa de Nariño actualmente. Pese a esto, recalcaron que no cambiarán su postura frente a la liberación de secuestrados y el cese de estas acciones de guerra, con las cuales financian en gran parte sus operaciones.