Eln rompe el silencio

Finalizada la confrontación electoral, ocho días después de que se conociera que adelanta un proceso exploratorio con el Gobierno para instalar una mesa de diálogo, el Eln hizo sus primeros pronunciamientos públicos.

Las palabras del grupo guerrillero llegaron a través de un artículo firmado por el Comando Central (Coce), un escrito de la delegación de paz del Eln y una carta abierta de Nicolás Rodríguez, su máximo comandante.

En el primer texto, el Coce se refiere al triunfo electoral del presidente Juan Manuel Santos y afirma que aun los inconformes con “este régimen” son más y que la maquinaria electoral de los partidos de gobierno no fue suficiente, por lo que Santos salió reelegido gracias al apoyo de movimientos de izquierda y organizaciones sociales.

“En estas condiciones, es equivocado decir que ocurrió un triunfo rotundo de Santos, porque la ganadora indiscutible es la paz”, señala, y agrega que ha llegado el momento para que la paz sea un asunto de Estado. De igual manera afirma que los enemigos de la paz no están derrotados y que seguirán conspirando, así que el reto es no caer en sus provocaciones.

El comunicado de la delegación de paz del Eln aplaude el hecho de que los contactos exploratorios se hubieran hecho públicos y refiere que el Eln ha insistido en ello continuamente. Refiere también que para ellos la paz requiere de una abierta participación de la sociedad y que por eso está en los primeros puntos de la agenda acordada.

La delegación dice estar dispuesta a aprender del proceso de paz que se adelanta con las Farc y se declara convencida de que la paz es una sola. Además pone de presente su preocupación y su desconfianza hacia el Gobierno, pues según ellos modificó unilateralmente el texto del acuerdo, eliminando una frase en la que se hace un llamado a “construir un país en paz y equidad”.

Finalmente se conoció una carta abierta de Nicolás Rodríguez dirigida a los miembros de la Fuerza Pública. En ella, Gabino explica que es ilógico que las Fuerza Militares se mantengan al margen del debate sobre la paz, pues son ellas quienes han puesto los muertos, al igual que la guerrilla.

El comandante eleno argumenta que no se trata sólo de tener representación en la mesa de diálogos, sino de implementar una pedagogía que motive y aclare el tránsito de los soldados hacia la paz.

Gabino finaliza su carta diciendo que no van a plantear qué se debe hacer con las Fuerzas Armadas, pero ese tampoco puede ser un tema vedado, pues quienes se han enfrentado durante 50 años en los campos de batalla son los soldados y los guerrilleros, quienes “dejarán de ser enemigos acérrimos” y tendrán que cambiar la concepción del contrincante para tener una sociedad en paz.

Temas relacionados