IV Encuentro de Liderazgos LGBT: A enfrentar el conservadurismo religioso

hace 1 día

“En Bogotá deben comprender que aquí somos capaces”: Guido Echeverri, gobernador de Caldas

Echeverri hace un balance de su gestión, pide a las agencias nacionales mayor celeridad para la implementación territorial del Acuerdo de Paz y resalta la gobernabilidad que ha tenido durante su gestión.

Guido Echeverri, gobernador de Caldas.
Guido Echeverri, gobernador de Caldas. Cortesía

A poco para las elecciones regionales, ¿cuál es el balance que hace de su gestión?

Hemos cumplido el 95 % del Plan de Desarrollo. Hay temas que van más avanzados e intentaremos cumplir ciento por ciento que otros, pero cuando mi absoluta, como le digo, un cumplimiento del noventa y cinco por ciento al finalizar el mandato.

¿Cuáles son los temas más avanzados?

Está el plan de vías, sobre todo en vías secundarias que comunican a los municipios entre sí y con la capital. Hemos ejecutado recursos que superan los $300.000 millones y eso ha permitido avances en la ejecución del plan vial, además tenemos unas metas bastante consolidadas. Hemos avanzado también en infraestructura educativa, mejorando índices de calidad de acuerdo con los estándares nacionales y un trabajo interesante en materia de vivienda, acueductos, ciencia, tecnología e innovación.

¿Y qué tareas quedan pendientes?

Vamos retrasados en la ejecución de proyectos para la extensión del servicio de internet a muchas veredas y corregimientos. Esa es una asignatura que tenemos un poco perdida, pero no significa que no podemos avanzar en lo que resta del año. En materia de infraestructura, hemos tenido problemas con la empresa multinacional con la que el Mineducación contrató la ejecución de 27 nuevas escuelas, pero seguimos presionando para que no haya incumplimientos. Nos preocupa que ha habido incumplimientos en los cronogramas.

Municipios como Anserma, Belalcázar, Marulanda, Norcasia, Palestina, Pensilvania, Riosucio, Risaralda y Samaná fueron denominados como parte de las zonas más afectadas por el conflicto armado (Zomac). ¿Cómo ha avanzado la implementación del Acuerdo en los últimos dos años?

No ha sido fácil. Hemos presentado muchos proyectos, pero sin encontrar eco en las agencias nacionales. Grupos económicos, familiares y empresas han presentado iniciativas para el programa de obras por impuestos, sin embargo, ha sido tortuoso el camino. Insistiremos en que se pueda avanzar este año para que esas empresas inviertan en su entorno y paguen impuestos con esas obras.

¿Cuál es la petición a las agencias nacionales?

Creo que el entramado institucional que se desprende del posconflicto ha sido muy complejo. Hay muchos problemas de comunicación, cambios de funcionarios y hacen falta unas reglas de juego más claras que establezcan una relación más fluida entre los departamentos y el Estado central. Ese es un mal del Estado colombiano. Lastimosamente, todos los días tenemos que hacer esfuerzos muy grandes para que en Bogotá entiendan nuestro contexto. Deben comprender que aquí también somos capaces de hacer las cosas bien y que no hay necesidad de tantos controles que hacen lentas las obras.

Estados Unidos llamó la atención a Duque sobre el aumento de cultivos de uso ilícito. ¿Cómo está esa situación en su departamento?

Hemos tenido la visita de la agencia de la ONU, que va a declarar a Caldas libre de cultivos ilícitos. Aquí tuvimos más de 5.000 hectáreas cultivadas de coca, se logró erradicar la totalidad y lo importante es que se erradicaron de forma manual, sin aspersión. No ha habido resiembra, además. Eso quiere decir que cuando se utiliza la erradicación manual y se les ofrecen a las comunidades proyectos productivos alternos sí es posible lograr el ciento por ciento de la meta sin reincidencia y sin uso de aspersión aérea.

¿Cuál debe ser la prioridad para su sucesor cuando asuma la Gobernación en enero de 2020?

Es importante, al menos, completar el plan de desarrollo. La educación es un tema central para cualquier gobierno y nosotros tenemos que superar problemas de equidad y las diferencias entre la educación pública y privada, la urbana y la rural. El gran secreto para conseguir desarrollo es la educación, y hay que insistir en cuanto a calidad, porque la cobertura la tenemos bastante controlada.

Usted termina 2018 con una imagen favorable, según las encuestas, por encima del 60 %. ¿Cuál ha sido la clave para mantenerla?

El contacto permanente con la comunidad es fundamental. Suelo visitar regularmente los municipios y las veredas. Escucho mucho a la gente y tratamos de convertir eso en insumos para política pública. Creo que hemos logrado respuestas eficaces para las inquietudes de la comunidad y un conocimiento muy real de sus problemas. Eso ha permitido reconciliarnos un poco con la opinión pública y hemos logrado que la gente recupere un poco la confianza en el Estado en el nivel departamental.

Usted fue gerente de la campaña de Uribe en 2002. Luego gerente de la campaña de Santos en 2014. Finalmente fue el candidato que se opuso al uribismo en la carrera por la Gobernación en la tierra de Óscar Iván Zuluaga. ¿Cómo ha sido la gobernabilidad en un departamento del que, se tiene la percepción, es muy afín al uribismo?

Aquí gobernamos para todo el mundo, sin hacer diferencia entre un municipio que votó por nosotros o viceversa. Tenemos excelentes relaciones con todos los grupos políticos y los alcaldes. Hemos tenido una relación muy productiva con la asamblea departamental y los proyectos de ordenanzas se han aprobado en un 99 % por unanimidad, sin mermelada y sin transacciones distintas a los proyectos de trabajo por la comunidad. Hemos tenido paz política, gobernabilidad, apoyo del sector privado, apoyo de la academia y mucho contacto con los sectores que son diferentes políticamente.

¿Cuál debería ser el futuro político en Caldas?

Caldas ha venido demostrando una gran madurez política. Creo que hay un electorado informado que vota reflexivamente, que es capaz de votar independientemente. Los resultados de las últimas elecciones, tanto para cuerpos colegiados como para presidente de la República, han probado que Manizales y el centro-sur de Caldas, donde está el 75 % de la población, vota con un criterio muy informado e independiente. Pensaría que, al margen de la consideración partidista, la gente va a votar por los candidatos con mejores perfiles y que logren cautivar a la opinión pública con propuestas.