Duque anunció tres nuevos ministros

En busca de gobernabilidad: las implicaciones del revolcón ministerial

Noticias destacadas de Política

Ángel Custodio Cabrera en Mintrabajo, Fernando Ruiz Gómez en Minsalud y Rodolfo Enrique Zea en Minagricultura llegan al gabinete con el objetivo de enderezar las relaciones con algunos partidos. Sin embargo, hay quienes dicen que lo que se hizo fue acercar sectores afines al uribismo.

El presidente Iván Duque terminó con la feria de rumores de las últimas semanas y anunció este viernes quiénes lo acompañarán en parte de su mandato como cabezas de los ministerios de Trabajo, Salud y Agricultura. Se trata de Ángel Custodio Cabrera, Fernando Ruiz Gómez y Rodolfo Enrique Zea, respectivamente, quienes llegan a reforzar el gabinete en tiempos de protesta social, baja aprobación de la gestión en las encuestas y anuncios de reformas impopulares, que hacen obligatoria la búsqueda de consensos no solo políticos —es decir, con los partidos en el Congreso—, sino con la misma ciudadanía.

Lea también: Ángel Custodio Cabrera fue designado por el Gobierno como ministro de Trabajo

Y en ese orden de ideas, no cabe duda de que el “chicharrón” más difícil le tocó a Cabrera, un curtido dirigente afiliado al Partido de la U —que se declaró oficialista, pero en el que persisten voces opositoras—, quien de entrada dijo considerarse más como una cuota del mismo presidente Duque. De hecho, en los corrillos hay quienes lo ven más cercano al Centro Democrático, al relacionar el apoyo que la exconcejal Nelly Patricia Mosquera, de quien ha sido padrino político, le dio en los pasadas elecciones locales a Óscar Ramírez, que salió elegido al Cabildo Distrital a nombre del uribismo. “Tengo los amigos suficientes para sacar adelante la agenda del Gobierno”, dijo Cabrera, reconociendo su larga trayectoria en estas lides partidistas.

Como era de esperarse, este nombramiento no cayó bien en algunos sectores de la U. Por ejemplo, el senador Roosvelt Rodríguez aseguró que su llegada al Mintrabajo será a título personal y no del partido. “Actualmente ocupa un cargo en un banco internacional en Honduras, no nos representa. Si bien había sido senador, queda claro que es más cercano al presidente que a la U (...) los movimientos de Duque son un reciclaje interno del uribismo y lo que buscan es acercar a los sectores más afines a ellos, no tienen el ánimo de concertar con nadie”, enfatizó el congresista. El Partido de la U tendrá reunión de bancada el próximo lunes, donde se espera salga una decisión frente al Gobierno.

Ahora, no cabe duda de que la designación de Ángel Custodio Cabrera como ministro de Trabajo busca también tener a alguien con peso y ascendencia en la clase política frente a lo que se viene: las anunciadas reformas pensional y laboral, que desde ya, sin conocerlas en detalle, han levantado ampolla. “Todo tiene que ser concertado”, fue lo único que expresó Cabrera, al ser consultado sobre su postura en este tipo de iniciativas.

Por ahora, como dijo el representante a la Cámara John Jairo Cárdenas, en el interior de la U “hay desconcierto”, pues su nombre nunca fue objeto de discusión para llegar a ese cargo. “Lo que corresponde en bancada es tomar decisiones. La primera es a ver si el partido se compra el rédito de la cartera de Mintrabajo y si ese nombre representa a cabalidad el sentimiento de todos”, señaló. Siendo así, podría incluso pensarse que la U tome el camino de la independencia o la misma oposición a Duque, y ese sería un revés con consecuencias inciertas para el trámite efectivo de la agenda del Gobierno en el Capitolio.

Porque si hay algo cierto es que el Partido de la U estaba pulseando era por el Ministerio de Salud, con nombre propio: el de Dilian Francisca Toro, exgobernadora del Valle. Pero ahí llegará Fernando Ruiz Gómez. Si bien este médico cirujano cuenta con un perfil más técnico que político —fue profesor en la Universidad Javeriana y viceministro de Salud de Alejandro Gaviria en el pasado gobierno—, es visto como una ficha del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, teniendo en cuenta que lo ayudó en la construcción de su componente de salud en el plan de gobierno que presentó cuando fue candidato presidencial en 2018.

Lea también: Fernando Ruiz Gómez, nuevo ministro de Salud

Según un reconocido senador de la U, para limar asperezas frente al nombramiento de Ruiz Gómez, lo que hizo Duque fue ofrecerles el Ministerio de Trabajo —en el que terminó quedando Ángel Custodio Cabrera—; sin embargo, “el nombre fue rechazado tajantemente por el eje que conforman Dilian Francisca Toro, José David Name y Andrés García Zuccardi, que representan las tres casas políticas más poderosas del partido”.

Con todo, para los congresistas de Cambio Radical, la llegada de Ruiz Gómez es muestra de representatividad y asegura no solo experiencia sino afinidad con la colectividad. No obstante, para el senador Temístocles Ortega, que uno de los suyos llegue a Salud aún no es garantía de que se convertirán en partido de gobierno. “Como tal, no hemos analizado ese tema, lo que implica que nos mantenemos en independencia. Si se llega a hacer un análisis de la coyuntura política tomaremos la decisión que más nos convenga”, aclaró el legislador. Y falta ver qué piensa la casa Char, el otro sector fuerte de Cambio Radical, que se dice podría llegar próximamente al gabinete a través del Ministerio de Minas.

Lo cierto es que los nuevos nombramientos en el gabinete suscitaron, en primer momento, una sensación de que se estaban tejiendo nuevas alianzas entre los partidos. Y aunque no es necesariamente así en todos los casos, lo es por lo menos en el Partido Conservador. Según algunos de sus congresistas, la llegada de Rodolfo Enrique Zea al Ministerio de Agricultura fue algo que finalmente acordaron con el presidente y que deja satisfecha a la colectividad. Zea deja de ser presidente de Fiduagraria para tomar las riendas de una cartera muy cuestionada en la misma clase política por la gestión de Andrés Valencia los últimos meses.

Lea también: Duque designa a Rodolfo Enrique Zea como nuevo minagricultura

“Nosotros enviamos la hoja de vida de Zea. Es amigo del partido y aumentar la representación política en el Gobierno es algo que la organización venía exigiendo desde hace mucho tiempo. Ahora nos vemos representados en esta decisión”, afirmó Juan Carlos Wills, representante a la Cámara.

Esta decisión podría calmar un poco las aguas turbulentas que se sentían en los últimos tiempos, pues es sabido que los conservadores estaban molestos con Duque, sobre todo porque, según dijeron, los ministros no aceptaban reuniones argumentando que iban por mermelada. “Hoy el Gobierno entendió que una cosa es la representación política y otra cosa distinta es la mermelada. Ahora ven la diferencia”, expresó una fuente de esa colectividad, pidiendo la reserva de su nombre.

Comparte en redes: