En Cámara alertan que no hay una política para adquirir vacuna contra COVID-19

Noticias destacadas de Política

Durante un debate de control político en la Comisión Primera, el representante José Daniel López alegó que Colombia está tarde en la negociación global por la vacuna, lo que implica “comprar más caro y con menor prelación en el tiempo”. ¿Qué hacer?

Este martes, en desarrollo de un debate de control político en la Cámara de Representantes, se advirtió que, si bien hay seis vacunas contra el COVID-19 que se encuentran en ensayos clínicos finales y mientras la carrera para su compra está cada vez más reñida, en Colombia “no existe una política de Estado definida” que augure un buen puesto en la fila.

En contexto: Rusos registran una vacuna contra el coronavirus sin realizar las pruebas necesarias

Así lo advirtió el representante citante, José Daniel López (Cambio Radical), quien calificó como “increíble” que el Gobierno de Iván Duque no haya presentado un proyecto de ley para habilitar “la compra a riesgo” de vacunas. Según el parlamentario, la consecuencia es que Colombia puede quedar en los últimos lugares de la fila de la vacuna.

“La cuestión en el país no es simplemente si la vacuna llegará o no llegará. Es también y sobre todo, cuándo llegará ¿Vamos a quedar de últimos? ¿Nos va a pasar con la vacuna lo mismo que con los respiradores?”, expresó López durante el debate en la Comisión Primera de Cámara.

El debate contó con la asistencia del ministro de Salud, Fernando Ruiz; el contralor General, Carlos Felipe Córdoba; el vicecanciller Francisco Echeverri, y el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño. A ellos se les instó a elaborar una política de Estado que le permita a Colombia anticiparse en la competencia internacional.

El gran ausente fue el gerente para la atención de la pandemia, Luis Guillermo Plata, quien no asistió al debate argumentando que no tiene competencia alguna en la adquisición de las vacunas. Sin embargo, de acuerdo con López, documentos oficiales de la Cancillería revelan que su entidad sí está participando activamente en el tema.

“Todo el mundo le tira la pelota al Ministerio de Salud en el tema de la vacuna: Hacienda cuando le preguntamos por la plata; la Cancillería en cuanto al liderazgo de la estrategia diplomática; el gerente Covid, que dice que este tema no es con él; Ministerio de Ciencia en cuanto a su rol en materia de cooperación científica internacional. ¿Estamos tratando el tema de las vacunas como una papa caliente, o como una política de Estado de primera prioridad?”, expresó López.

Lea también: Vacuna para COVID-19: una promesa a medio camino

Según el representante, al ser Colombia un país de renta media corre el riesgo de estancarse en un “sándwich” dentro de la competencia mundial, pues no es una potencia como Reino Unido, la Unión Europea o los Estados Unidos (que ya hicieron negociaciones directas con las desarrolladoras de las vacunas), y tampoco es una nación pobre con prioridad entre los 165 países que constituyen la plataforma COVAX, de la cual hace parte.

“COVAX es hasta hora la principal estrategia de Colombia para vacunar al 20 % de población más vulnerable. No se sabe en cuánto tiempo, ni qué pasará con los demás. Ya estamos tarde en la negociación global, lo que implica comprar más caro y con menor prelación en el tiempo. Eso significa más personas muertas, más empleos perdidos y más empresas quebradas”, agregó el legislador.

López elevó un llamado al Gobierno a consolidar un portafolio de vacunas diverso, “que conjugue la estrategia COVAX-OPS” y que se entablen negociaciones directas con desarrolladores. También solicitó incluir en el Presupuesto General de la Nación del próximo año los recursos que se necesitan para la compra de la vacuna.

“No se explica cómo la inversión en salud representa menos del 1,4 % del total, mientras el presidente de la República anuncia la gratuidad de las vacunas para todos los colombianos”, agregó el representante, quien lamentó que el Ejecutivo no haya presentado un proyecto de ley, no haya promulgado decretos legislativos para habilitar la compra anticipada y a riesgo de vacunas.

“Las posibles consecuencias de esta negligencia sean la adquisición a mayor precio de las vacunas y, eventualmente, la mayor tardanza en la llegada de las vacunas a Colombia, con respecto a otros países que sí se han anticipado en la materia”, agregó.

Comparte en redes: