En Colombia se han destruido, en un año, 5.602 minas y otra munición sin explotar

El director para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (Descontamina Colombia), Sergio Bueno, informó que actualmente en el país se adelantan tareas de desminado en 242 municipios de 28 departamentos.

Cortesía Grupo de Atención Humanitaria al Desmovilizado GAHD

Sergio Bueno Aguirre, director para la Acción Integral contra Minas Antipersonal (Descontamina Colombia), informó que el país avanza de manera satisfactoria hacia la meta para poder declarar el territorio nacional como libre de sospecha de minas antipersonal en 2021.

Desde la plenaria de la XVI Reunión de los Estados Parte de la Convención de Ottawa, Bueno señaló que, en este momento, se avanza en el cumplimiento de la primera fase del plan estratégico 2016-2021 y que, aun año de su implementación, se ha logrado “despejar 180 municipios: 23 a través de operaciones de despeje y 157 con cualificación de la información”.

“Se han logrado despejar 4.951.151 metros cuadrados y destruir 5.602 minas antipersonal y municiones sin explotar. Estamos en la primera fase de intervención con la cual esperamos liberar 26 millones de metros cuadrados, el 50 % del total de contaminación estimada en Colombia”, señaló Bueno.

Lea: Informe advierte notable aumento de víctimas por minas antipersona en 2016

Actualmente, en el país se adelantan tareas de desminado en 242 municipios de 28 departamentos, en operaciones que son lideradas por la Brigada de Desminado Humanitario y la Agrupación de Explosivos y Desminado de la Infantería de Marina (AEDIM), en conjunto con diez organizaciones civiles, nacionales e internacionales.

Un reciente informe del Monitor de Minas Antipersonal, conocido el pasado 14 de diciembre, que el 2016 fue el año en el que se registraron mayor cantidad de víctimas por explosiones de minas antipersonal desde 1999, año en el que se empezaron a contabilizar.

Las cifras indican que el año pasado hubo 8.605 personas afectadas por estos elementos de guerra, de las que murieron al menos 2.089, y se registraron en Afganistán, Libia, Ucrania o Yemen.