En tercer debate, Congreso aprueba ampliar jornada nocturna una hora

El recargo nocturno comenzaría a aplicar entre las 9 p.m y las 6 a.m. En la actualidad inicia a las 10p.m. Falta un debate en plenaria para que sea realidad.

Pixabay

La Comisión Séptima del Senado aprobó este miércoles, en tercer debate, reducir la hora jornada diurna una hora, con lo que amplía una hora más la nocturna. Esto quiere decir que el recargo nocturno que podrían cobrar los trabajadores empezaría a aplicar desde las 9p.m. hasta las 6a.m.

Sin embargo, el proyecto de ley original proponía aumentar la jornada nocturna en dos horas, y no en una; es decir que iniciaría a las 8p.m. Fue el senador Álvaro Uribe, quien durante su presidencia alargó la jornada diurna hasta las 10p.m., el que propuso reformar el proyecto y que el recargo nocturno iniciara a las 9p.m., idea que logró la mayoría de los votos este miércoles. “La actividad de la mayoría de los sectores empieza a disminuirse a las 9 de la noche”, defendió el expresidente. (Lea aquí: Hasta los sindicatos creen que se hundirá el proyecto de ley que bajaría el horario nocturno)

Uno de los opositores a esta propuesta ha sido el Ministerio de Hacienda, cartera que sostuvo que no es conveniente para la economía colombiana, y que generaría presiones entre el sector empresarial afectado así la generación de empleo. El Consejo Gremial, por su parte, alegó que con el incremento del recargo nocturno se podría afectar el trabajo de más de 450 mil trabajadores, así “como la demanda de trabajo formal”.

En la misma la línea la Andi dijo que se perderían 72.000 empleos en comercio, industria y comercio. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo sí apoyo la iniciativa legislativa original y argumentó su posición afirmando que beneficiaría a más de 455 mil trabajadores, sobre todo del sector de servicios. Calificó esta propuesta como una forma de restituir y mejorar la calidad de los ingresos de los empleados.

Por su parte el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, advirtió que “el sobrecosto que genera la sola modificación de la jornada, que comprendería el horario de 6 a.m. a 9 p.m., equivaldría al pago de salarios y prestaciones de cerca de 50.000 trabajadores de personal operativo. Esta modificación, en el caso del comercio moderno generaría un incremento en el gasto laboral de 3,4%, sin que se generen mayores ventas”.

"Es una iniciativa que traerá beneficios muy importantes de carácter social, económico y a nivel de la productividad, que cobija alrededor de 455.000 trabajadores, quienes en promedio trabajan al menos una hora y 45 minutos entre las ocho y las diez de la noche", indicó la entonces ministra de trabajo, Clara López, cuando el proyecto fue avalado en la Cámara de Representantes.

La cartera agregó que la aprobación del texto, como estaba planteado en un principio, implicaría un costo de $411.000 millones, es decir $75.000 mensuales para cada trabajador, “mejoras en la productividad de la mano de obra, justa remuneración al trabajo nocturno (conciliación vida familiar) y que el país quede acorde con una jornada nocturna establecida como en la mayoría de los países de la región”.