Entrevista con la consejera para la Equidad de la Mujer

“Una mujer violentada es la muestra del fracaso como sociedad”: Gheidy Gallo

Noticias destacadas de Política

La funcionaria explica las estrategias del Gobierno para prevenir y atender las violencias. También habló de la paridad y el desempleo de la población femenina.

El 2020 fue particularmente difícil para las mujeres, jóvenes y niñas. Desempleo en más de un 26 %, más de 230 feminicidios durante la cuarentena estricta, violaciones como la de la niña emberá por parte de siete militares, acoso sexual como el que quedó registrado cuando un hombre le alza el vestido a una pequeña que estaba paseando un coche en Marinilla (Antioquia), el asesinato de Sofía Cadavid a manos de su padre, reducción del tiempo libre, problemas sicológicos. Y miedo, sobre todo, mucho miedo de convivir 24/7 con sus agresores.

Detrás de las acciones para mitigar y responder ante estas situaciones por parte del Gobierno se encuentra la consejera presidencial para la Equidad de la Mujer, Gheidy Gallo, quien, en diálogo con El Espectador, reconoció el fracaso que somos como sociedad al permitir que los hechos mencionados continúen registrándose. También habló sobre el acompañamiento que se hizo desde su despacho para impulsar la paridad y la importancia de lograr este principio incluido en el Código Electoral.

¿Cómo acompañaron el artículo de paridad en las listas para corporaciones públicas?

Desde el Gobierno Nacional, particularmente desde la Vicepresidencia y esta Consejería, cerramos filas para lograr la aprobación de este artículo. Tuvimos unas reuniones previas con el Conejo Nacional Electoral, con el registrador nacional, y estuvimos muy pendientes y haciendo un seguimiento milimétrico a todos los debates que se dieron en el Congreso. La vicepresidenta y yo mandamos una carta conjunta a todos los directores de los partidos políticos y conversamos con ellos, donde les decíamos que esto se trataba de un tema histórico para el avance de los derechos de las mujeres y que los invitábamos a sumarse. Lo más bonito de esto fue ver cómo las mujeres unidas definitivamente somos imparables.

¿Qué responde ante las críticas de que no fue histórico este hecho y que más bien fue una victoria marginal?

Para nosotros sí es un avance histórico que se asimila al otorgamiento del derecho al voto por parte de las mujeres. Es de ese nivel. Ahora debemos trabajar para que efectivamente se convierta en una realidad. Y para esto, por ejemplo, hemos trabajado en la Escuela Nacional de Formación Política de Mujeres, donde, en vísperas de Navidad, se graduaron 1.100 mujeres. Les enseñamos a ellas cómo funciona el Estado, cómo se hace y maneja un presupuesto, qué funciones tiene una gobernadora, alcaldesa, edilesa, concejala y diputada, cómo hacer una campaña política, por qué es importante contar con cooperación internacional y hacia dónde va el mundo.

Además de esto, ¿con qué más se han encontrado a la hora de formar mujeres con aspiraciones política?

Hay que decir que Colombia está llena de unos liderazgos extraordinarios por parte de las mujeres y claro que hay barreras y estamos trabajando para mitigarlas. Una de esas es la formación y la respuesta es la Escuela Nacional de Formación Política, que profundizaremos en 2021, de cara a las elecciones del Congreso. Una segunda barrera es la de la financiación, por eso vamos a hacer un ejercicio de pedagogía con los partidos para que efectivamente ese porcentaje que por ley deben de asignarle al incentivo de las candidatas se convierta en una realidad. Y tercero, la regionalización de esto, ahí tenemos que trabajar de la mano con los gobernadores, con las secretarias de las mujeres, para poder fortalecer las estrategias en cada uno de los departamentos. El propósito de todo esto es que efectivamente se potencien y empoderen a las mujeres a que tomen esa decisión porque no es fácil, porque reconocerlo implica otra barrera y esta tiene que ver con la transformación cultural.

La campaña Paridad YA dice que en 2021 le apostarán a la alternancia, ¿cómo entrará la Consejería a apoyar ahí y también a acompañar como ese enlace de Gobierno, Congreso y ciudadanía?

Apoyaremos todo lo que tenga que ver con el avance de los derechos de las mujeres, eso es parte del corazón y del ADN de lo que maneja esta Consejería y lo entendemos en una estrategia integral, acá todos tenemos que entender que una parte es del Congreso, pero que efectivamente llevar esto a la realidad incorpora otros componentes de política pública, así que en 2021 nuestro objetivo estará concentrado en los 32 departamentos del país, identificando a esas mujeres, animándolas a que participen, capacitándolas y haciendo un trabajo muy de la mano con los partidos y movimientos político para que efectivamente desde esas organizaciones podamos promover más mujeres en política.

Tanto la vicepresidenta como usted han sido las abanderadas para impulsar la paridad en el Congreso, sin embargo, con los recientes nombramientos del presidente la balanza del gabinete quedó más desequilibrada…

La composición del gabinete ministerial es una realidad dinámica, lo ha sido así en todos los gobiernos y es natural. Es una decisión del presidente de la República, pero está en el ADN del Gobierno y por eso me parece importante compartir los avances en los cargos directivos de las entidades del orden nacional. Nuestra meta es llegar al 50 % de participación por parte de las mujeres en estos y en este momento vamos en el 46 %. Estamos convencidas que en estos 20 meses que nos quedan de gobierno vamos a completar ese 4 %.

El Gobierno empezó paritario, ¿ustedes insistirán para que por lo menos termine paritario?

Claro, estaremos muy atentos y este es un Gobierno que ha sido muy coherente entre sus promesas, entre lo que postulamos como política y lo que llevamos a la acción. Insisto, es un tema inminentemente dinámico, pero ahí estamos.

Ustedes lanzaron hace poco una campaña contra el machismo, ¿cómo va en marcha?

El pasado 25 de noviembre el presidente de la República lanzó el movimiento nacional para el desaprendizaje del machismo en todos los ámbitos de la vida. Lo hemos denominado como movimiento porque la idea es que crezca. Hemos diseñado 13 mensajes como “yo desaprendo el machismo para aprender que la tecnología y las matemáticas sí son cosas de mujeres”, “yo desaprendo el machismo para aprender que más mujeres deben liderar empresas”, “yo desaprendo el machismo para aprender que los oficios del hogar son cosas de hombres y mujeres”. Para esto, con el Observatorio Colombiano de las Mujeres elaboramos un ránking que hemos denominado el Índice Unificado de Violencias con el que hicimos una metodología para poder estandarizar y medir a nivel territorial cuáles eran los departamentos y municipios con mayores indicadores de violencias hacia las mujeres. Este movimiento tiene una expresión concreta que hemos denominado la Escuela Nacional de Desaprendizaje del Machismo, esta ya está en operación en los diez departamentos con mayores indicadores de violencias y hemos hecho un ejercicio de formación a los operadores y operadoras de la ruta de atención y prevención de violencias en estos departamentos, como policías, fiscales, Comisarías de Familia para que ellos que están en el día a día de esta labor tan importante de prevención y atención de violencias desaprendan muchas prácticas y se pueda optimizar la prestación del servicio a favor de las mujeres.

Por los índices que ha sacado el DANE, y como se esperaba, las mujeres son las más afectadas por el desempleo en el país por cuenta de los efectos de la pandemia. ¿Cuáles son los planes para la reactivación económica de las mujeres?

Este gobierno ha tomado medidas contundes e innovadoras a nivel internacional, como la directiva presidencial con la se da la orden a todas las entidades del orden nacional para que en la estrategia de reactivación económica del país hayan proyectos específicos que cumplan propósitos como mantener el empleo de las mujeres, dinamizar la participación de las mujeres en los sectores donde más van a generar empleo como la infraestructura, construcción de vivienda, minas y energía y promover el emprendimiento. Esto tiene acciones concretas con un paquete aprobado en este período legislativo del Congreso, como la Ley de Emprendimiento, el Sistema de Regalías, la Ley del Empleo Formal y el Presupuesto General de la Nación, que tienen unas acciones específicas para las mujeres.

Uno de los factores que llevó a incrementar el desempleo femenino fue regresar a los hogares a dedicarse a los cuidados, ¿cómo el Gobierno empezará a darle el reconocimiento que merece la economía del cuidado, sabiendo que esto corresponde al 21% del PIB?

Una cosa es cuando no estábamos en COVID que el ejercicio era fortalecer la infraestructura del cuidado para que los niños pudieran estudiar, para que hubiese más guarderías, para que los adultos mayores tuvieran los lugares de cuidado. El gran reto que tenemos con política pública es que la infraestructura del cuidado no se ha abierto todavía y tenemos incertidumbre de efectivamente qué va a pasar. El reto es más grande. Con el Ingreso Solidario hemos pedido que se incluyan a las madres cabeza de familias, mujeres rurales y aquellas que tengan la responsabilidad de los cuidados. Además de esto, tenemos que ayudarlas a que se reinserten al mercado laboral teniendo sus obligaciones con el cuidado. Estamos trabajando con el Ministerio de Trabajo también bajo el mandato de esa directiva presidencial 11 en la adopción de una serie de medidas e incentivos que faciliten el trabajo desde casa por parte de las mujeres, teniendo en cuenta que esto no se convierta en una recarga adicional a las labores que tenemos que hacer las mujeres.

Para esto, también con el Ministerio de las TICS hemos promovido que en la meta de los 100 mil programadores haya un número muy importante de mujeres y también estamos sumando a varios actores privados como IBM, con quien recientemente sacamos una convocatoria para formar en regiones a más de 6.000 mujeres en inteligencia artificial, un tema que cada vez va a ser más demandado por parte del mercado. Y de la mano de Movistar también lanzamos el pacto por la digitalización de las mujeres huilenses, lo hicimos aquí porque Neiva es la ciudad con más tasa de desempleo femenino, entonces se les está formando en habilidades digitales para poder salir a encontrar empleo.

Además del tema económico, el COVID acentuó las violencias, más de 230 feminicidios en el tiempo en que la cuarentena fue más estricta y los hogares terminaron siendo los espacios más inseguros, ¿cómo se atiende esta violencia?

Por primera vez en este país llevamos el tema a un consejo de seguridad que fue presidido por el Iván Duque, la vicepresidenta, el alto mando militar y todas las cabezas del Estado. Allí se hizo un análisis muy pormenorizado de cuál era la situación y se adoptó la estrategia Mujeres Libres de Violencia, que tiene componentes de prevención, de atención a las mujeres víctimas, judicialización y persecución al agresor, y el restablecimiento de los derechos de las víctimas. Hemos implementado en los departamentos con más indicadores diez consejos de seguridad departamentales para analizar las violencias basadas en género. No queremos entrar en el debate de las cifras de feminicidio porque cuando hay una mujer violentada y muchas más víctimas de feminicidio es una muestra del fracaso de la sociedad en su conjunto.

Para la prevención de violencias hay un tema transversal y volvemos al mismo a la transformación cultural. Por eso este movimiento nacional de desaprendizaje del machismo también tiene lemas como “yo desaprendo el machismo para aprender que una mujer es libre de vestirse como quiera y nadie tiene derecho a violentarla”. Las cifras están muy bien construidas y esa es la estrategia que tiene este Gobierno. El mensaje final es así como todos en la sociedad nos unimos para aplanar la curva del coronavirus, también es corresponsabilidad de todos aportar frente a la violencia en contra de las mujeres. Todos como sociedad debemos unirnos para aplanar y llevar a cero este infortunado flagelo en contra de las mujeres.

¿Han considerado la petición de declaratoria de Emergencia Nacional por la Violencia Machista que solicitó Estamos Listas?

Nosotros estamos en emergencia permanente. Desde que se activaron las medidas de confinamiento, hemos tenido una extraordinaria articulación las entidades del Gobierno y el Estado a nivel nacional con los 32 departamentos del país para hacer un seguimiento pormenorizado de qué está pasando con las violencias contra las mujeres y rápidamente tomar decisiones. El paquete de medidas que he mencionado atiende esas necesidades y tenemos que hacer efectivas esta acción de prevención por las violencias contra las mujeres.

Los programas de Prevención y Acción le han servido al Gobierno para hacer pedagogía sobre las decisiones adoptadas con relación al COVID y pues las mujeres, como ya se ha dicho, han sido de las más afectadas, ¿qué participación ha tenido?

La vicepresidenta es la cabeza de la política de equidad de género, ella participa de manera permanente en el programa y ha hecho siempre pedagogía frente a estos diferentes anuncios que he mencionado. He tenido la oportunidad de estar cuatro veces en el programa, haciendo anuncios como la creación del Fondo Mujer Emprende, la política diferencial que tenemos para las mujeres rurales, el movimiento de Desaprendizaje del Machismo. Quizá soy una de las consejeras con más participación en el programa.

Comparte en redes: