Jorge Barón: 50 años haciendo el Show... de las Estrellas

hace 1 día

Ernesto Samper recordó su plan para suicidarse, cuando era presidente, por supuesta presión gringa

El expresidente dijo que “sí hay paraíso” sin la visa norteamericana y afirmó que lo que está ocurriendo es un desafío a las instituciones por parte del gobierno de Estados Unidos. También se refirió a la muerte de su primo, Jorge Enrique Pizano, excontroller de la Ruta del Sol.

El expresidente Ernesto Samper lleva más de 20 años sin visa de Estados Unidos aunque ha podido viajar a ese país con visa diplomática, cuando fungió como secretario general de Unasur. Archivo

A raíz de la polémica que sigue suscitando la supuesta presión del gobierno de Estados Unidos a magistrados y congresistas a quienes les han retirado sus visas –o les han “modificado” las condiciones-, el expresidente Ernesto Samper recordó su propia experiencia pues, cuando ejercía como jefe de Estado, le fue notificado que ya no contaba con el permiso de ingreso a Norteamérica.

En diálogo con W Radio, el exmandatario liberal se remitió a 1996 cuando le fue informado por parte de Estados Unidos que ya no tenía visa, producto de las investigaciones que se le adelantaban por la financiación de su campaña presidencial, dos años antes, con dineros provenientes del narcotráfico. En tal sentido, revivió un episodio que, según dijo, evidencia el estado de paranoia en el que se encontraba.

(Lea: Magistrados a-visados: ¿Presión de Estados Unidos o cuestión de soberanía?)

En su relato, dijo que cuando le fue notificada la decisión, él decidió ir a Nueva York, a la sede general de las Naciones Unidas, a denunciar ante la Asamblea General la supuesta injerencia que estaba ejerciendo Estados Unidos en asuntos internos de Colombia. Y agregó que, como tenía información de que las autoridades gringas iban a ejecutar un plan que le impidiera regresar al país, se iba a suicidar.

Yo llevaba una pastilla de cianuro en el bolsillo de atrás. Me la había diseñado un médico amigo. Pensaba que si a mí me pasa algo en Estados Unidos, prefería suicidarme. No me iba a dejar coger vivo. No hubiera hecho pasar al país por la indignidad de que me cogieran preso, que era la pretensión. Afortunadamente no tuve necesidad de utilizarla”, dijo Samper, tras aclarar que solo su esposa y su médico conocían este plan.

(Lea: “Al actuar contra mí, le mandan una advertencia al Senado”: John Jairo Cárdenas)

De hecho, narró que el propio Fidel Castro le hizo llegar un mensaje a Nueva York en el que le daba tranquilidad en términos de seguridad. Le dijeron que hombres de inteligencia cubana estarían al tanto de que nada pudiera pasarle pues, según el expresidente, Estados Unidos fraguaba un plan que se gestó en Colombia –y que fue registrado en su debido momento- que consistía en movilizar heroína en el avión presidencial.

“Los gringos son especialistas no solo en el garrotazo sino en la amenaza del garrotazo. Yo recibía eso todos los días. Era un infierno el tema de las visas, y lo manejaban así con militares, personas de inteligencia o que no pasaban los polígrafos que manejaba la DEA”, dijo Samper. Y afirmó que, a propósito del mismo debate que se toma hoy los titulares de prensa, hay personas interesadas en que les quiten las visas a altos funcionarios del Estado.

(Lea: “Respetamos las decisiones de cada país”: Gobierno sobre visas gringas)

“Esto es un chantaje institucional”, señaló Samper, refiriéndose a los casos recientes de los magistrados de la Corte Constitucional Diana Fajardo y Antonio José Lizarazo, a quienes les notificaron cambios en el estado de su visa; y al también togado de la Corte Suprema de Justicia, Éyder Patiño, a quien se le informó que ya no contaba con permiso para ingresar a Estados Unidos.

Según el criterio del expresidente, estas determinaciones tienen una relación directa con la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz y las objeciones que hizo el presidente Iván Duque a la misma, pues estas recibieron el visto bueno del gobierno norteamericano. “Que los magistrados renuncien a su visa sería un gesto admirable de dignidad nacional”, dijo.

(Lea: Detalles del desayuno entre Whitaker y congresistas)

Agregó, por la misma línea, que ningún colombiano necesita un certificado de buena conducta de parte de Estados Unidos “para ser buenos ciudadanos. Sin visa sí hay paraíso”. Y cuestionó el silencio del presidente Duque en torno a lo que, dijo, es una evidente presión de parte de EE.UU. en contra de los magistrados y congresistas, como el representante John Jairo Cárdenas, de la U, que también perdió la visa por supuestamente revelar los detalles del desayuno entre algunos legisladores con el embajador Kevin Whitaker.

Finalmente, el expresidente se refirió, por primera vez, a la muerte de su primo, Jorge Enrique Pizano, excontroller de la Ruta del Sol, testigo clave en el caso Odebrecht. “Él no se suicidó. Fue muerte natural, lo que no quiere decir que no estuviera en una situación angustiosa en el momento en que le ocurrió el infarto, era muy nervioso, hiperactivo. Las dificultades económicas pudieron influir que se produjera el infarto”, concluyó.

 

últimas noticias