Estalla nuevo conato de paro agrario al romperse diálogos de Gobierno y campesinos

Los voceros de la mesa de dignidad campesina aseguran que el Gobierno sigue incumpliendo con los acuerdos.

De nuevo se registra una aguda crisis en la relación del Gobierno Nacional con los campesinos del país. En las últimas horas se rompió la mesa de diálogos que se venía adelantando en Bogotá para evitar un nuevo paro.

La mesa sectorial de Dignidad Campesina en Boyacá, Cundinamarca y Nariño se levantó de la mesa que se había establecido para hacer seguimiento a los acuerdos del pasado 6 de septiembre porque “han pasado más de cinco semanas en donde hemos asistido a innumerables reuniones donde no se ha logrado absolutamente ningún avance, respecto a los puntos firmados y acordados”.

“Consideramos que el Gobierno, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, con su repetido incumplimiento a los acuerdos establecidos, hoy una vez más nos irrespeta y se burla de la tragedia que afrontamos los campesinos, indígenas, empresarios y demás gentes del agro en Colombia”, citan en un comunicado.

A juicio de la mesa de Dignidad Campesina se sobreentiende que cuando el mandatario dijo que ‘el tal paro agrario no existe’, “no fue un desliz del mandatario, sino la posición oficial del Gobierno para negar los reclamos, los acuerdos y la nefasta política agropecuaria que se ha ejecutado en los anteriores gobiernos y que se profunda en el actual”.

“Respecto a las mesas temáticas de comercio exterior, deudas y créditos e insumos agropecuarios, no hubo ningún avance de acuerdo a lo pactado, sumado a que ni siquiera fueron instaladas oficialmente las mesas de medio ambiente, cereales, asociatividad y proyectos productivos”, citan en su misiva.

Además, los campesinos alegan que los supuestos cumplimientos que advierte el Gobierno “se refieren a un decreto de Salvaguardas que fue expedido de manera autócrata sin ser consensuado con los voceros de los campesinos”.

“Esta medida mantiene los actuales niveles de importaciones provenientes de Mercosur y CAN, lo cual resulta realmente preocupante, puesto que nuestros productos no solamente quedarán expuestos a las importaciones provenientes de estos países, sino que también seguirán expuestos a los que están llegando y llegarán provenientes de los TLC con Estados Unidos, Unión Europea, Canadá, y otras potencias agropecuarias”, indican.