Esto fue lo que no se vio al término del debate contra el ministro de Defensa

La revelación de que siete niños murieron en un bombardeo militar detonó malestar en los detractores y defensores de Guillermo Botero. A su salida, luego de escuchar a Álvaro Uribe, el ministro dio declaraciones breves, en voz baja, y los militares se dirigieron al Palacio de Nariño.

Con voz disminuida respondió a las grabadoras y micrófonos sobre el bombardeo militar que dejó 7 menores muertos en Caquetá: “Nosotros manejamos información de carácter reservado. Y no, yo no voy a renunciar”. Mauricio Alvarado- El Espectador

La imagen no es insólita. De hecho, se ha repetido en diversas ocasiones: luego de terminada una plenaria de envergadura en el Congreso de la República, los políticos se agrupan en el recinto, arrojan opiniones y definen posturas para los próximos encuentros. Sin embargo, esta sí lo fue. 

(Lea: Los partidos que definirían si el ministro de Defensa se va de su cargo)

Luego de más de cinco horas de discusión en la segunda moción de censura que le hacen a Guillermo Botero para que renuncie a ser ministro de Defensa, el uribismo y el Gobierno se congregaron en dos montones. De un lado, José Félix Lafaurie, presidente de Fedegan, les hablaba a los militares que pacientemente presenciaron la plenaria, mientras manoteaba a la par. En el otro, el senador Álvaro Uribe hacía lo mismo, pero con sus copartidarios y miembros del Ejecutivo. Entre ellos, estaba el ministro Botero. 

Los gestos del senador Uribe decían lo que no se escuchaba en las gradas de la sala. Mientras se dirigía a Botero, lo rodeaban los legisladores Ernesto Macías, María del Rosario Guerra, Fernando Nicolás Araújo y Ruby Chagui, así como Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior. El ministro de la seguridad asentía a las que parecían las direcciones del líder del Centro Democrático. “¡Los niños, los niños!”, y “hay que ser contundentes”, fueron las frases que le repitió Uribe, haciendo alusión a la revelación de que siete niños murieron en un bombardeo militar en San Vicente del Caguán, Caquetá, en septiembre pasado, bajo la dirección de Botero.

(Conozca: Acusan a Mindefensa de ocultar muerte de siete menores en bombardeo)

Acto seguido, el ministro tomó asiento. El expresidente se incorporó al grupo de militares, entre los cuales estaba el general Nicacio Martínez, comandante del Ejército. Conversaron y de ahí se le escuchó decir a Uribe: “Ese relato, general, lo tiene que repetir 10 veces”. 

La escena fue el resultado de la denuncia que hizo Roy Barreras (Partido de la U). Según el congresista, la muerte de los siete niños se la habría ocultado el ministro al país. Barreras recordó que, en su momento, Botero informó que se trataba de 14 disidentes de las Farc abatidos. Sin embargo, “le escondió a Colombia” que entre los muertos se encontraban siete menores de edad, con edades de entre los 12 y 17 años.

A ello, Botero respondió que la operación estuvo ajustada a los estándares internacionales y al Derecho Internacional Humanitario (DIH) y que su cartera no conocía la presencia de los menores. La respuesta fue inexacta, incluso para el expresidente Uribe, que lo respalda. 

("No se conocía la presencia de menores": Mindefensa sobre bombardeo en Caquetá)

“Quisiera que el ministro fuera más explícito en el tema de los niños y que hablara sobre el caso de la muerte de Flower Trompeta, porque se presentó en una hipótesis de que habría sido un asesinato de las Fuerzas Armadas”, dijo el jefe del Centro Democrático. No obstante, su respuesta resultó ineficiente para la sala y dio paso a la comitiva de Gobierno que dejó en un segundo plano al ministro, y en el primero al expresidente, que dirigió a militares, funcionarios y legisladores. 

A la salida del recinto, hacia las 11:00 de la noche, ambas figuras dejaron una escena más. Uribe afirmó que “nunca se tuvo información de que había niños”. “¿Cómo se tiene la certeza de que eran niños reclutados? No tengo más informe que el del ministro y él ha dicho que estaban en el sitio al cual se hizo el bombardeo. El bombardeo era contra el señor Cucho, que estaba en una actividad delincuencial reclutando personas para crecer su movimiento de terror”, explicó y abandonó el Capitolio.

Minutos después, Botero salió y se paró frente a la prensa. Con voz disminuida respondió a las grabadoras y micrófonos. “¿No le parece grave la muerte de los niños por el bombardeo? ¿Va a renunciar?”, preguntó una periodista. La respuesta de Botero fue: “Nosotros manejamos información de carácter reservado. Y no, yo no voy a renunciar”. 

(Vea el #EnVivo del debate de moción de censura contra el ministro de Defensa)

Se marchó del Congreso. Los militares que están bajo su mando salieron con él hacia el Palacio de Nariño. Por ahora, la nueva citación para votar la moción de censura será el 9 de noviembre. Ese día el ministro Botero, los militares, el uribismo, y la oposición se encontrarán para decidir si lo sacan del cargo. 

889754

2019-11-06T07:00:00-05:00

article

2019-11-06T07:00:01-05:00

sarboleda_1274

none

-Redacción Política ([email protected])

Política

Esto fue lo que no se vio al término del debate contra el ministro de Defensa

78

6335

6413