“Estoy trabajando por este país”: las explicaciones del defensor del Pueblo

Noticias destacadas de Política

Carlos Camargo niega que haya pasado el fin de semana en una finca de descanso en Anapoima, en plena crisis por el paro nacional, y que la Defensoría sea un fortín de la clase política y esté al servicio del Gobierno.

A Carlos Camargo, el defensor del Pueblo, le han llovido rayos y centellas ante su silencio durante el miércoles, jueves y viernes pasados, en medio del paro nacional, que sigue activo en varias regiones del país, con cifras confusas de muertos, heridos y desaparecidos, a raíz de los choques entre manifestantes y Fuerza Pública. Solo vino a aparecer el sábado en la tarde, cuando en un video público anunció que la entidad estaba activa en la defensa de los derechos humanos en el marco de la protesta. Además, en una entrevista ayer en W Radio, se le vio enredado cuando le preguntaron si era verdad que el fin de semana, en plena crisis, lo había pasado en una finca de descansando en Anapoima.

La verdad, desde que llegó al cargo, la gestión de Camargo ha sido muy criticada. Su cercanía con la clase política tradicional y con el mismo gobierno al que tiene la obligación de auditar en materia de derechos humanos, y algunos nombramientos a nivel regional, han puesto sobre él un manto de duda. Y ante la coyuntura actual y los interrogantes que dejaron sus respuestas este lunes a los medios, El Espectador lo buscó para volverle a preguntar las razones de su bajo perfil cuando el país arde y cada día de multiplican las denuncias de abusos de la Policía en medio de las movilizaciones ciudadanas. Estas fueron sus explicaciones:

¿Usted dónde estaba desde el pasado miércoles, cuando iniciaron las marchas por el paro nacional en Colombia?

Desde ese mismo instante, cuando se iniciaron las movilizaciones, he estado conectado liderando el equipo de la Defensoría en todo el territorio nacional, recibiendo información y solicitando las explicaciones de los funcionarios pertinentes cuando se requiera.

En contexto: Le llueven críticas al defensor por su silencio durante el paro nacional

¿Y por qué el jueves pasado vieron pasar los carros oficiales de la Defensoría por el peaje de San Pedro, aquí en Cundinamarca? Dicen que usted iba rumbo a Anapoima, a una casa de descanso…

Los carros sí pasaron por ahí, pero no iba yo en ellos, ni iban para Anapoima. Yo tuve agenda en Bogotá en desarrollo de la labor de coordinación que ya mencioné.

¿Y si era usted, entonces quién iba en esos carros y para dónde?

Es difícil para mí responder esto. Sí pasaron por el peaje y allí iba mi familia. Por seguridad fue que no comente nada, no hay ningún misterio en ello. Estoy trabajando más de 20 horas diarias sin descanso, incluyendo domingos y festivos. Tenemos bitácora en la Defensoría y cámaras que pueden corroborar lo que le digo. A veces salimos a las 10:00 de la noche, no miento, estoy trabajando por este país.

De todas maneras, la gente está reclamando que la Defensoría no está haciendo presencia en los sitios críticos, donde se presentaron duros choques entre manifestantes y policías…

Hemos estado en todos los lugares donde ha habido concentraciones de protesta y hemos dado trámite a todas las situaciones que hemos encontrado violatorias de derechos. Así lo seguiremos haciendo, truene, llueva o relampaguee.

¿Qué reporte tiene la Defensoría de los muertos en el país durante las protestas?

Estamos haciéndole seguimiento a 19 casos en Bogotá, Cali, Meta, Cundinamarca y Medellín. No quisiera adelantar nada al respecto, porque hay reservas y garantías que no será la Defensoría quien las viole. Estaríamos desvirtuando nuestra naturaleza si así lo hiciéramos.

¿Se volvió un fortín político la Defensoría del Pueblo, como dicen muchos?

La Defensoría del Pueblo no es un fortín político, sino un fortín de derechos, una institución que trabaja a diario en los entornos más adversos y conflictivos para que la vigencia de los derechos sea una realidad. Así seguiremos haciéndolo, sobre todo en estos momentos de alta conflictividad social, donde tenemos que dar ejemplo de serenidad, discreción para manejar las cosas y efectividad.

¿Y qué decirle a la gente cuando señala que usted es un delegado más de la Presidencia de la República?

Algunos quieren demeritar nuestra labor diciendo que somos de un bando u otro. Nosotros somos del bando de los derechos y nuestra misión es buscar la vigencia de ellos en todos los escenarios, por adversos que sean, sin entrar a hacer parte de las causas que están generando esa misma conflictividad que hoy enfrentamos. Nosotros no miramos propósitos distintos a la de la vigencia de los derechos.

Lea también: Comisión de Paz pide acompañamiento de la CIDH para garantizar la protesta

Pero no puede negar que usted ha nombrado algunos funcionarios que han estado muy cuestionados…

Todos y cada uno de los funcionarios que hemos nombrado tienen que pasar los estrictos criterios que exige la ley para ejercer las funciones que van a desempeñar. Siempre hay sectores que quisieran personas más acordes a sus intereses o ideologías, pero eso es algo inevitable siempre que hay un nombramiento.

En las redes sociales se ven videos denunciando desmanes por parte de ESMAD y de otros policías, incluso disparando armas de fuego en medio de las protestas, ¿cómo se van a asumir esos casos?

La Defensoría está trabajando en todos y cada uno de esos casos, no sólo en los que salen en redes sociales, sino muchos otros. Les pido que nos permitan trabajar y hacer que la institucionalidad opere. Algunos quisieran que juzgáramos y condenáramos por redes sociales, pero ese no es el papel de la Defensoría, ni es el marco constitucional y legal que nos rige. Hay procedimientos, hay reservas procesales, debido proceso y presunción de inocencia que no podemos violar por buscar la efectividad visual efervescente de las redes sociales.

Comparte en redes: