Estudian plan de urgencia para recomponer Ley de Justicia y Paz

En el Congreso advirtieron que las falencias acelerarán la llegada de la Corte Penal Internacional a Colombia.

El Congreso de la República alertó este lunes sobre el ‘plan de urgencia’ que se requiere en el país para recomponer la actual marcha de Ley de Justicia y Paz con la cual son juzgados los paramilitares desmovilizados.

El presidente de la Cámara, Simón Gaviria Muñoz, señaló que de 34 mil casos sólo se han fallado cuatro, lo cual hace la imperiosa necesidad de adelantar una reingeniería a la normatividad.

Ha sido inoperante y necesitamos un nuevo marco para refinarla”, aseguró.

Según el legislador, hay que priorizar los casos de algunos paramilitares para agilizar la salida de sus procesos ante la justicia toda vez que “no se pueden tratar todos por igual”.

No los podemos tratar como si fueran iguales porque unos casos son las masacres y otros el robo de gallinas o vehículos”, explicó.

“Tenemos que darle orden a la justicia y dictar sentencias ejemplarizantes contra los cabecillas, que tiene lo delitos más graves dentro de este universo. Lo que no podemos permitir es que como van las cosas, estamos ad portas de que la Corte Penal Internacional entre a Colombia a tener que definir estos procesos”, manifestó con preocupación.

Gaviria aseguró que “necesitaríamos de más de 500 años para sacar adelante todo estos procesos” que está represados al amparo de la ley de justicia y paz.

Por eso, indicó que la Comisión de Paz del Congreso tomó la decisión de presentar un acto legislativo que “vamos a respaldar muchos congresistas”.

“Ese no es sólo un marco de justicia, es un marco legal para fomentar la deserción que viene ocurriendo dentro de los paramilitares y la guerrilla; entendamos que si no somos consecuentes con estas desmovilizaciones vamos a mandar un mensaje equivocado a la tropa de las Farc de que el gobierno no cumple”, recalcó Gaviria.

Y recordó que el golpe más importante que se le ha dado a la guerrilla es la deserción de más de 3.800 hombres que se han acogido a los beneficios de la Ley de Justicia y Paz.