"Estuve en contra de concederle el aval a Luis Pérez": senadora Sofía Gaviria

La congresista liberal respondió así a la columna de Héctor Abad Faciolince donde cuestiona el aval liberal para la gobernación de Antioquia.

La senadora liberal Sofía Gaviria Correa.Archivo El Espectador

La senadora Sofía Gaviria Correa respondió este lunes a la columna de Héctor Abad Faciolince donde cuestiona la decisión del Partido Liberal de otorgarle el aval al exalcalde Luis Pérez para ser candidato a la gobernación de Antioquia.

Ante el escrito ‘El glorioso Partido Liberal’ donde Héctor Abad señaló que la senadora está “como en una ranchera mexicana, ‘arrastrando la cobija y ensuciando el apellido’”, la congresista dijo que nunca apoyó la idea de darle el aval a Pérez. (Lea la columna de Héctor Abad)

A la hora de definir el candidato liberal a la gobernación de Antioquia, estuve en contra de concederle el aval a Luis Pérez, pero se impuso el querer de los congresistas Luis Fernando Duque, Óscar Hurtado, Iván Darío Agudelo y John Jairo Roldán”, señaló.

Aclaró además que aunque fue derrotada, es una liberal disciplinada y debió acoger la decisión de la mayoría. “Yo no juego las reglas solamente cuando me son propicias, sino siempre, porque las respeto”, manifestó.

Dijo también que siempre, en las discusiones conducentes a la concesión de los avales para las próximas elecciones regionales, apoyó a candidatos “con ética, con capacidad técnica y con principios liberales”.

En ese sentido, aclaró que su presencia en el mismo escenario donde estuvo Luis Pérez obedeció al respaldo que brindó al exsenador Eugenio Prieto para ser candidato a la alcaldía de Medellín.

“En el mismo evento se proclamó también la candidatura única por el Liberalismo a la alcaldía de Medellín del doctor Eugenio Prieto Soto, al cual he respaldado, convencida de sus capacidades y de su vocación de servicio a la comunidad y a nuestro partido”, agregó.

Héctor Abad Faciolince en su columna recordó que “hace cuatro años, cuando el hermano de la congresista (Sofía) Gaviria, Aníbal, fue elegido alcalde de Medellín, su contrincante Luis Pérez lo acusaba de ser hijo de un paramilitar, y luego de haber llegado a la Alcaldía fraudulentamente”.

Carta de Sofía Gaviria

Respuesta a Héctor Abad

El pasado domingo, Héctor Abad Faciolince, en su columna "El glorioso Partido Liberal", publicada en El Espectador, me condena por estar presente, como el resto de los codirectores del Partido Liberal, en el acto en el cual el partido anunció el respaldo al señor Luis Pérez Gutiérrez, en su candidatura a la gobernación de Antioquia, para que éste pueda buscar el aval de las otras colectividades de la Unidad Nacional.

Lo que omite el columnista es que, en el mismo evento, se proclamó también la candidatura única por el Liberalismo a la alcaldía de Medellín del doctor Eugenio Prieto Soto, al cual he respaldado, convencida de sus capacidades y de su vocación de servicio a la comunidad y a nuestro partido. Como la única congresista que, en ese momento, apoyaba esa candidatura, ganada en franca lid, no sólo tenía el deber de acompañar al doctor Prieto, sino que para mí fue una gran satisfacción hacerlo.

El Partido Liberal necesita gente que lo comprometa cada vez más con los principios que para él trazaron sus fundadores, que, en palabras de Abad: "Son los menos dañinos que se han inventado en la teoría política, porque defienden las libertades fundamentales de creencia, religión y empresa, porque predican la separación de poderes, los derechos humanos y protegen a las minorías". Así, quienes hemos luchado porque nuestra colectividad tenga una dirección pluralista y descentralizada, hemos logrado consolidar una dirección nacional incluyente, que tiene en cuenta a la mujer y a los afrodescendientes; una codirección donde todas las regiones del país están representadas y en la cual senadores y representantes discutimos en igualdad de condiciones. Y es ahí donde se deciden, con unas reglas claras y por mayorías, los apoyos del partido.

Ese ideario del liberalismo es el que he defendido y, por tanto, al que me someto. Desde mi ejercicio profesional como politóloga, y ahora, como parlamentaria, estoy convencida de que no hay democracia moderna y estable, si no hay unos partidos con ideología, pero disciplinados y democratizados. Esa subordinación a las reglas de un partido al cual hoy represento como senadora y como codirectora se presta a que, maniqueamente, desde la tranquilidad y la independencia de las trincheras de una página de opinión, muchas veces, como Abad lo hace, se caiga en imprecisiones e injusticias, especialmente en época electoral, sirviendo a otros intereses.

Precisamente, quiero recordarle al Sr. Abad que gracias a esa disciplina de partido, en el contexto histórico de un departamento de tradición conservadora, muy afectado por el actuar violento de la guerrilla de extrema izquierda, como ha sido Antioquia, un gran hombre de izquierda, como Héctor Abad Gómez, padre del columnista, habría podido ser, si no hubiera sido vilmente asesinado, alcalde de Medellín, por el glorioso Partido Liberal, que su hijo trata de ridiculizar.

Todos los codirectores del partido pueden certificar que siempre, en las discusiones conducentes a la concesión de los avales para las próximas elecciones regionales, he apoyado a candidatos con ética, con capacidad técnica y con principios liberales. Por ello, he pedido que sean avalados liberales integrales como Eugenio Prieto, para la alcaldía de Medellín, Rafael Pardo, para la de Bogotá, y Eduardo Verano, para la gobernación del Atlántico.

A la hora de definir el candidato liberal a la gobernación de Antioquia, estuve en contra de concederle el aval a Luis Pérez, pero se impuso el querer de los congresistas Luis Fernando Duque, Óscar Hurtado, Iván Darío Agudelo y John Jairo Roldán. Fui derrotada, pero, como soy disciplinada, tengo que acoger la decisión de la mayoría. Yo no juego las reglas solamente cuando me son propicias, sino siempre, porque las respeto.

Gaitán, Galán y López Michelsen, tras haberse separado del partido, volvieron a su seno, porque entendieron que solamente desde adentro del mismo lograrían su depuración y modernización. Así, con el ejemplo de mi padre Guillermo Gaviria, el de mis hermanos Guillermo y Aníbal Gaviria Correa y entendiendo que este es el partido de las ideas que hay que defender, que la democracia necesita partidos fortalecidos, y que ese fortalecimiento se logra desde adentro, ésa es mi lucha y mi compromiso. La guerra por ese Liberalismo tomará tiempo y muchas batallas.

Los ataques que hoy recibo, que muestran el temor que infunde la fuerza del liberalismo, templan mis posiciones y me comprometen cada vez más con él.

P. S: También, el inadecuado ataque de Abad, a una gran senadora y compañera como es Viviane Morales va en contra de esos principios liberales a los cuales Abad dice ser fiel. El derecho de Viviane Morales a defender la no adopción de menores por parte de parejas homosexuales, como liberal, es tan sagrado como mi derecho a defenderla.

Por esto, así como la escritora británica Evelyn Beatrice Hall (plasmando el pensamiento de Voltaire), les digo a la senadora Morales o a Abad mismo: "No estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero daría mi vida por defender su derecho a expresarlo".

SOFÍA GAVIRIA CORREA
Senadora de la República
Codirectora del Partido Liberal