Expertos para las relaciones exteriores

Uno de los coletazos más fuertes del fallo adverso de la Corte Internacional de La Haya, que redefinió los límites de Colombia en el mar Caribe frente a Nicaragua, fue la disputa entre los mandatarios Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos por la responsabilidad en el manejo del pleito.

El senador Juan Lozano es el autor de la propuesta.  / Archivo
El senador Juan Lozano es el autor de la propuesta. / Archivo

Por este motivo, el actual gobierno, sobre el que recayeron las críticas, se atrevió a plantear que se levanten las actas de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores donde reposan los pormenores de la estrategia de defensa jurídica de la nación. Sin embargo, hay quienes consideran que el problema de fondo es la conformación de esta comisión y la falta de experticia de sus miembros.

Así lo afirma el senador del Partido de la U Juan Lozano, quien radicó una iniciativa que tiene como fin modificar la composición de la comisión y asegura que uno de los grandes problemas es que quienes asisten a estas reuniones de alto nivel no tienen la experticia suficiente y se convierte en una reunión de opinadores sin conocimiento de temas jurídicos o de relaciones exteriores.

Por este motivo explicó que “este proyecto busca que verdaderos expertos lleguen a la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores. Ella tiene el mandato de ilustrar al presidente y a la canciller, de aportarles información, conocimiento, sabiduría, pero no tiene contemplado que los grandes constitucionalistas y los grandes expertos de Colombia la compongan”.

Para el parlamentario, uno de los ejemplos más claros de la ineficacia de la Comisión Asesora se da precisamente en el fallo de La Haya. “Nunca hubo coherencia en la estrategia de defensa, a la Comisión asisten 12 parlamentarios sin mayor conocimiento en materia de relaciones exteriores. Es tan inocua que incluso ya ni resultan importantes estas citaciones. Pero lo que hoy resulta preocupante es que se piense en levantar las actas donde quedaría en evidencia que el tema no se ha manejado con seriedad”.

Por ahora el debate sobre la decisión de La Haya se ha centrado en la posibilidad de revelar responsabilidades en el proceso jurídico, pero lo que resulta claro es que la Comisión Asesora, que la ley plantea que se debe reunir cada dos meses, tiene poca credibilidad entre los mandatarios, que simplemente han optado por no volver a convocarla y se ha convertido en un escenario de disputa entre expresidentes, sin las facultades necesarias para ser un verdadero órgano consultivo.