'Falsos positivos' no serán cobijados en marco para la paz

El Congreso cerró la discusión alrededor del tema y aclaró que no puede ser aplicado para los agentes del Estado que cometieron algún delito por fuera del conflicto armado.

El Congreso de la República hizo varias precisiones sobre el proceso de paz que está en marcha y la aplicación del marco legal para la paz.

En medio del debate por los beneficios jurídicos que recibirán los desmovilizados y las condenas que muchos militares recibirán por los eventuales delitos que hayan cometido, el presidente del Senado, Roy Barreras Montealegre, aclaró que las ejecuciones extrajudiciales cometidas por agentes del Estado, conocidos como los ‘falsos positivos’, no serán cobijados en el marco legal para la paz.

Definitivamente este marco no se aplicará para los ‘falsos positivos’”, recalcó Barreras en un foro académico sobre la paz organizado por la Universidad del Externado. (Escuche la declaración de Barreras).

La tesis de Barreras es que “nada tiene que ver el conflicto y el asesinato de civiles desarmados. Nada tiene que ver con el conflicto el homicidio en persona protegida”.

Sin embargo, los militares sí podrán ser objeto de la aplicación de la justicia transicional en relación con la participación en el conflicto.

“En relación con su participación en el conflicto cuando hubiesen cometidos delitos serán cubiertos por justicia transicional (…) las Fuerzas Militares pueden acogerse a justicia transicional. Sin embargo, es claro que la ley estatutaria del marco para la paz será la que defina los parámetros”, señaló Barreras.

De otro lado, el senador aclaró que ni las bandas criminales ni los narcotraficantes podrán ser cobijados en los beneficios del marco para la paz.

“Esto es para los grupos armados que sean parte del conflicto y no para las bandas criminales que son delincuencia común o para los narcotraficantes. Eso no puede ser para involucrar otro tipo de delincuentes”, recalcó Barreras.

Finalmente, el presidente del Senado insistió en la necesidad de acelerar el trámite de los diálogos de paz pues los tiempos están ajustados.