"Falta más mano firme": Cielo González Villa

Candidata a la Gobernación del Huila por la U, la exalcaldesa de Neiva cree que sí se ha retrocedido en seguridad.

Siendo alcaldesa de Neiva entre 2004 y 2007, Cielo González Villa fue declarada objetivo militar por las Farc. Fueron tres los atentados que sufrió, los cuales nunca la amilanaron a la hora de salir a defender la política de seguridad democrática del entonces presidente Álvaro Uribe. Ahora, avalada por el Partido de la U, quiere llegar a ser la gobernadora del Huila y en diálogo con El Espectador habla de su proyecto, que apunta a convertir al departamento en eje de desarrollo del suroccidente colombiano.

Después de todo lo vivido en la Alcaldía, ¿por qué buscar ahora la Gobernación?

Porque cuando Dios nos da capacidad de liderazgo, uno no se puede quedar quieto. Creo que puedo servirle al departamento y que con la experiencia adquirida a lo largo de mis 20 años de vida pública estoy en la capacidad de liderar un proceso de transformación agroindustrial y turística en el Huila.

En los recorridos de campaña, ¿qué diagnóstico hace de la situación del departamento?

La gente lo que más reclama es seguridad. Aquí nos toca volver a trabajar en equipo con la comunidad, la Policía y el Ejército, y volver a tener una política de seguridad desde el departamento y con el apoyo del Gobierno. Ciudades como Neiva, Pitalito y La Plata son receptoras de muchos desplazados, lo que genera muchos cordones de miseria, la aparición de bandas criminales y el incremento de la inseguridad a nivel urbano.

¿Se ha retrocedido en el gobierno Santos en seguridad?

Creo que sí y que falta más mano firme. Soy consciente de que el gobierno del presidente Santos está trabajando en eso, pero la percepción de seguridad ciudadana se ha deteriorado. En el Huila hemos visto otra vez tomas guerrilleras, atentados con explosivos, extorsiones a los comerciantes.

¿Qué tan uribista sigue siendo?

Mucho. Quiero, respeto y admiro al expresidente Uribe, quien hizo muchas cosas buenas por el país y por el Huila en materia de seguridad y con los programas sociales. Obviamente queremos y respetamos también al presidente Santos y sabemos que es un hombre conciliador. Son dos estilos de gobernar diferentes.

¿A qué se refiere con eso de convertir al Huila en un departamento agroindustrial y turístico?

En el Huila estamos sentados en una mina de oro que no hemos sabido explotar, que es el tema agrícola, con lo de los cafés especiales y las frutas, y con el turismo. Se habla de un 63% de pobreza, teniendo petróleo y muchas riquezas naturales. El Huila tiene que convertirse en eje de desarrollo del sur colombiano.

En materia social ¿cuál es su propuesta?

La inversión social es la única manera de cerrar la brecha entre ricos y pobres. Queremos que las familias en acción pasen a ser familias productivas y que tengan la financiación de sus proyectos a través de un programa que, cuando fui alcaldesa, se llamó Finansol, algo así como un banco de las oportunidades. La idea es beneficiar a 25 mil familias. También vamos a promover el apoyo al adulto mayor en todo sentido y queremos respaldar los programas de niños con discapacidad y de jóvenes en la prevención de la drogadicción y el alcoholismo, dándoles oportunidades de vida con la educación.

Siempre que hay unas elecciones se habla de juego sucio. ¿Pasa eso en el Huila?

Se ha visto, de parte de las otras campañas contra mí, tergiversando la información. Yo tengo unos procesos que, como alcaldesa de Neiva, se me iniciaron en los órganos de control, algunos de los cuales están en curso y otros han sido archivados. Sin embargo, ponen a correr rumores de que me van a meter a la cárcel o que estoy inhabilitada y eso es mentira. Lo último que hicieron fue tratar de que el Partido de la U me quitara el aval, pero no pudieron. Quieren atajarme con artimañas, pero sé que tengo los argumentos jurídicos para desvirtuar las denuncias.

¿A qué procesos se refiere?

Hay un proceso de una colocación de recursos en 2007 que se hizo con una firma que no estaba autorizada por la Superintendencia Financiera. Fue una mala colocación por parte de quien era el tesorero del municipio, sin mi autorización, y tengo todas las pruebas de que fue así y que él es el único responsable. Y hay unos procesos por unos permisos sindicales que se otorgaron. Son temas en los que está comprobado que no se causó daño al patrimonio del municipio y estoy tranquila.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Iván Duque y la nanodemocracia

Murió el exministro Abdón Espinosa Valderrama

Ciudadanía, organizada contra la corrupción