Nace plataforma para seguir el pulso al asesinato de líderes sociales y el futuro de excombatientes

hace 1 hora

“Que las Farc digan dónde no tienen subordinación”

La vocera de las víctimas de esa guerrilla en el Congreso le pide que demuestre que no sigue en el juego de combinar todas las formas de lucha.

Sofía Gaviria, senadora por el Partido Liberal. /Archivo

El pasado 9 de abril cerca de 100 víctimas representantes de 43 organizaciones constituyeron formalmente la Federación de Víctimas de las Farc, con el objetivo de hacerse visibles y tener voz en el proceso de paz que se desarrolla en Cuba. La federación es impulsada por varios dirigentes, entre ellos la senadora liberal Sofía Gaviria, hermana de Guillermo Gaviria, quien era gobernador de Antioquia en 2002, cuando fue secuestrado por esa guerrilla junto con otros políticos y asesinado al año siguiente.

En diálogo con El Espectador, la vocera de la bancada de víctimas de las Farc insiste en la necesidad de que las negociaciones garanticen unos mínimos de justicia, además de verdad, reparación y memoria, elementos esenciales para que un eventual acuerdo tenga legitimidad. Exige a la guerrilla verdaderas muestras de querer el fin del conflicto y, ante las acciones armadas de las últimas semanas, que revele los sectores que no están subordinados al Secretariado.

¿Cuántas personas están en la Federación de Víctimas de las Farc?

Entre 43 asociaciones y personas somos cerca de 45.000 víctimas de las Farc, y buscamos que muchísimas vayan llegando.

Y en concreto, ¿qué buscan?

Tenemos los mismos objetivos planteados en el foro “Colombia abraza a las víctimas de las Farc”, en octubre de 2014: tener una representación legítima y ponernos de acuerdo sobre cómo aportar y participar en el proceso de paz. También, buscar que se cumplan unos mínimos de justicia, verdad y reparación y memoria histórica sobre los daños de las Farc.

Pero ya hubo representantes de las víctimas en La Habana...

No creemos que 15 personas que aisladamente estuvieron en el proceso y que fueron a título individual representen a las 45.000 víctimas de las Farc. Esperamos que se oiga la voz de las víctimas en el tono en que se debe oír.

¿Tienen puentes con el Gobierno?

Tenemos un peso suficientemente grande para el Gobierno y para la mesa de La Habana. Entregamos los llamados “impajaritables” en noviembre del año pasado a Humberto de la Calle y estamos esperando las respuestas. Sería un desacierto muy grande que las víctimas de las Farc no nos sintamos involucradas en este proceso.

¿Cuáles son esos “impajaritables”?

No son sólo para la guerrilla sino para los diferentes actores. En el caso de las Farc, que digan la verdad, que haya arrepentimiento, que entreguen a todos los secuestrados y las fosas donde enterraron a los desaparecidos, que paren de reclutar, que revelen los mapas de minas antipersonas sembradas y que permitan que Colombia conozca la magnitud del daño hecho a la sociedad. También, que haya un compromiso de no repetición y entreguen las armas. En cuanto a la comunidad internacional, que sea garante de que efectivamente haya unos mínimos de justicia. Y al Gobierno Nacional, que apoye la restauración de derechos de las víctimas y que haya equidad en ello.

El más reciente debate ha girado en torno a poner plazos a las negociaciones. ¿Ustedes qué piensan?

No nos vamos a poner cotos de tiempo cuando lo esencial son los hechos. Hace dos semanas hablé de un muchacho de 19 años con su cuerpo quemado por los químicos que transporta la guerrilla en buses escalera a Ituango, que explotaron. Las Farc tienen que parar de mentir y decir qué frentes o dónde no hay subordinación al Secretariado, para que vayamos poniéndole tamaño a la paz.

¿Hay sectores en esa guerrilla que no acompañan el proceso de paz?

Espero que sea así y no que las Farc siguen en el juego de todas las formas de lucha, o sea, sentadas en Cuba mientras hipócritamente dan instrucciones a sus tropas para que sigan matando, secuestrando y procesando cocaína. Por ejemplo, lo que pasó recientemente en el Cauca fue una masacre, y que sus negociadores en La Habana traten de vestirla de otra cosa es doblemente criminal. Si están con la paz, que lo muestren.

¿Debe darse el cese bilateral del fuego, como piden las Farc?

No. Estamos de acuerdo con la posición del presidente Santos de que debe ser al final.

¿Se le deben dar facultades al presidente para reglamentar el Marco para la Paz?

No, este ya es un sistema demasiado presidencialista. De hecho estamos actualmente en el contexto de la reforma de equilibrio de poderes, que creo que no equilibra mayor cosa. Lo que hay que hacer es involucrar a la sociedad y convocar a la oposición, porque no se trata de firmar una paz en el papel sino de obtenerla realmente en la vida diaria.

 

[email protected]

Temas relacionados