“Farc entregarán hasta la última pistola”: presidente Santos

El mandatario aseguró que la comisión de verificación de Naciones Unidas será la garantía para el proceso de dejación de armas.

El presidente Juan Manuel Santos en Medellín. / Presidencia
El presidente Juan Manuel Santos en Medellín. / Presidencia

En medio de los rumores ante la posible firma -este jueves 23 de junio- de un acuerdo entre los equipos negociadores del gobierno y las Farc en La Habana sobre el cese al fuego bilateral y definitivo, el presidente Juan Manuel Santos llamó este martes la atención sobre lo que será el proceso de dejación de armas por parte de la guerrilla.

“Algunos dicen que las Farc no van a dejar las armas. Pues las Farc van a dejar todas las armas supervisadas por la entidad más importante del mundo entero, la autoridad más poderosa del mundo entero, que es el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, afirmó el Mandatario durante su discurso con motivo del aniversario número 95 de la fundación del periódico La Patria, de Manizales.

El jefe de Estado resaltó, además, la importancia del papel que jugará en adelante la ONU a través de la comisión de verificación. “Por unanimidad, y eso no era frecuente en los 70 años que tiene ese Consejo, por unanimidad le dieron un mandato al Secretario General de Naciones Unidas y decirle: vaya, señor, y arme todo el esquema para verificar y monitorear esta transición hacia la paz en Colombia. Verifique que lo que se pacte se cumpla”, indicó.

Asimismo, Santos insistió en que el fin de la confrontación armada no significará que el Estado baje la guardia para combatir el crimen u otras formas de delincuencia. “No vamos a bajar la guardia o a debilitar a las Fuerzas Armadas, las necesitamos presentes en todos los rincones de la patria, sino que vamos a darle más seguridad a los colombianos, lo que estimula sin duda más inversión y más seguridad económica”, explicó el Presidente Santos al precisar que el costo de la guerra ha sido altísimo y que uno de los beneficios que traerá consigo la paz será la posibilidad de emplear parte de los recursos antes destinados al aparato de guerra a, por ejemplo, mejorar los instrumentos para la educación.

“Todo eso es parte de lo que estamos haciendo de ir hacia un país normal. Creo que ninguno de nosotros aquí presente ha vivido un solo día en un país normal, en un país en paz. Hemos tenido guerra por más de 60 años y nos acostumbramos a la guerra”, concluyó.