Farc siguen a la espera del indulto

Si hay algo claro para las Farc es que los compromisos adquiridos en el Acuerdo de Paz con el Gobierno quedaron activos luego de su refrendación en el Congreso, el jueves de la semana pasada.

“Iván Márquez”, jefe guerrillero. / Archivo

Por ejemplo, el Día D no fue el 3 de octubre porque el plebiscito salió derrotado. Aun así, los días avanzan y con ellos el compromiso de los integrantes de las Farc de movilizarse hacia las zonas de concentración establecidas para el proceso de desmovilización y la dejación de armas.

Pero las trabas no dejan de surgir. Empezando por las decisiones jurídicas que, para las Farc, deben resolverse en los próximos días. La más urgente de ellas tiene que ver con la suspensión de las órdenes de captura de los guerrilleros, cuya decisión está en manos de la Fiscalía, y si eso no está listo, la realidad es que podrían ser arrestados. “Por eso es comprensible que nadie emprenda movimientos hacia zonas de concentración”, dijo Márquez, quien además aclaró que la situación no preocupa porque tienen hasta 30 días para llegar a ellas.

La otra pata que le salió al gato es que dichas zonas no están listas ni adecuadas para que las tropas guerrilleras se asienten. No hay condiciones físicas ni de salubridad para, si quiera, pasar una noche. “No podemos ser irresponsables de meternos a un lugar donde no hay dónde dormir”, señaló Joaquín Gómez, otro de los jefes de las Farc. Y sin eso listo, los Puntos de Preagrupamiento Temporal que estableció el presidente Santos seguirán activos, aunque la orden del Gobierno es acelerar el proceso de adecuación y, en todo caso, la guerrilla sigue reiterando que su voluntad es cumplir lo pactado.

Mientras eso avanza, ¿qué más esperan las Farc? Lo dijeron Márquez y Gómez: un indulto generalizado, es decir, que se den las primeras excarcelaciones de guerrilleros presos por delitos políticos. Se trata de un claro mensaje al Gobierno para que le imprima celeridad a la concesión de algunos gestos entre las partes que generen confianza en la implementación. Y es que, según el ministro de Justicia, Jorge Londoño, todavía no ha llegado la lista de los presos que podrían ser beneficiarios del indulto, lista que debe enviar la Oficina del Alto Comisionado para la Paz. Cuando eso se dé, podrían salir de las cárceles alrededor de 300 guerrilleros y no tendrían la obligación de trasladarse a las zonas de concentración.

Temas relacionados