Farc, víctimas y Estado

Las delegaciones de Gobierno y Farc avanzan en la construcción de la metodología para enfrentar la discusión sobre la reparación a las víctimas del conflicto armado.

Al tiempo que en La Habana (Cuba) las delegaciones de Gobierno y Farc avanzan en la construcción de la metodología para enfrentar la discusión sobre la reparación a las víctimas del conflicto armado, el jefe máximo de la insurgencia volvió a arremeter contra el Ejecutivo a través de una carta abierta.

La misiva, fechada el 26 de julio desde las montañas de Colombia, propone los lineamentos que las Farc tomarán a la hora de abordar la discusión, pactada para el 11 de agosto. En ella Timoshenko sostiene que la opinión pública ha planteado el tema desde la perspectiva de que existen los crímenes de agentes de Estado, mientras que los actos cometidos por las Farc sí deben ser asumidos como organización.

“Todo el establecimiento apuesta a que seremos hechos picadillo. Desde ya invitan al público a la plaza, a presenciar el espectáculo de ver arder en la hoguera a los peores enemigos de la patria. Así que la cuestión para nosotros no es fácil, se trata en realidad de otro escenario del combate, tan desigual y asimétrico como el que se presenta en los campos del país. En la mesa no contamos con más fuerza que la de las ideas, ni con más armas que las de la verdad”, escribe Timoléon Jiménez.

Al tiempo, el jefe guerrillero recuerda que los rebeldes son hijos de las injusticias de este país, culpa a la clase política y económica por al situación de los colombianos, y señala que los guerrilleros, sus familias y amigos han sufrido como víctimas esta guerra.

Del otro lado, los ministros de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y del Interior, Aurelio Iragorri, salieron a criticar la carta de Timoshenko. “Para que el proceso de paz se dé se necesita el perdón y para que haya perdón hay que ofrecer disculpas porque por un lado están las víctimas con el dolor de todos los colombianos que hemos sido víctimas de este grupo guerrillero y, por el otro lado, están ellos que tienen que reconocer que existen las víctimas”, contestó Iragorri.

Y concluyó la defensa del gobierno Pinzón, quien dijo que no le pone atención a lo que diga Timoshenko y que lo único importante es lo que digan los negociadores. “Lo que no se diga en la mesa de negociación es puro ruido y puras ganas de confundir al país”, señaló.