Fase exploratoria en tiempos electorales

Gobierno y Eln anunciaron que buscan coordinar la instalación de una mesa de negociación y que el acuerdo marco partirá del tema de víctimas y participación ciudadana. Presidente de Ecuador, Rafael Correa, dispuesto a impulsar diálogos en su país.

Piedad Córdoba, de Colombianos y Colombianas por la Paz, y Germán Roncancio, de Clamor Social Por la Paz, en la lectura del comunicado conjunto . / EFE

A cinco días de las elecciones presidenciales, el gobierno Santos, que aspira a reelegirse, y la guerrilla del Eln anunciaron que desde enero de este año se adelanta un esfuerzo exploratorio para acordar una agenda y diseñar un proceso para alcanzar el fin del conflicto. El texto fue dado a conocer por Piedad Córdoba, de Colombianos y Colombianas por la Paz, y Germán Roncancio, de Clamor Social Por la Paz.

Al mismo tiempo, en la página web de Presidencia de la República se publicó el documento, que bajo el título de “Comunicado conjunto #1”, señala que “las delegaciones (de Gobierno y Eln) acordaron que la agenda de conversaciones incluirá los puntos de víctimas y participación de la sociedad”. También afirma que el resto de puntos aún no han sido acordados, pero que los esfuerzos para encontrar coincidencias continuarán en su fase exploratoria.

El texto, de seis puntos, agrega que los voceros de las partes darán a conocer periódicamente los avances de los diálogos. En el quinto punto agradecen a los países que han acompañados los intentos exploratorios: Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Noruega y Venezuela. Y concluyen haciendo un llamado para que la sociedad se una al propósito de lograr el fin del conflicto.

El anuncio es sorpresivo, llega apenas unos días antes de las elecciones y 48 horas después de que el máximo comandante del Eln, Nicolás Gabino, rechazara la idea de decretar un nuevo alto el fuego hasta la segunda vuelta presidencial, “porque cada acto de estos que hace la insurgencia, es utilizado por las Fuerzas Armadas del Estado para sacar ventajas militares en contra de nuestra fuerza, y fue dado a conocer por organizaciones sociales”.

Cuenta la exsenadora Piedad Córdoba que la carta le fue entregada el pasado lunes por uno de los delegados de los países garantes que han venido contribuyendo con este esfuerzo y que le fue enviada por el comandante guerrillero Antonio García. “Es una muy buena noticia para el país, porque se inicia una ronda de contactos que dan inicio a la construcción de una agenda que permita establecer una mesa de diálogos con el Eln”, refirió Córdoba.

Otros cuentan que la exsenadora fue abordada el lunes en la tarde. Que le preguntaron si se comprometía a guardar la reserva de la información que le llevaban y que solo ayer a las 11 de la mañana le entregaron el comunicado conjunto que anunciaba el inicio formal y público del proceso de paz con el Eln, por el que Córdoba Ruiz había insistido en casi todas sus intervenciones públicas.

Se sabe que llegar a este punto no ha sido fácil, que las reuniones para acordar siquiera el diálogo exploratorio han sido difíciles. Que los contactos los ha encabezado el exministro Frank Pearl, acompañado por el general (r) Eduardo Herrera Berbel y Jaime Avendaño; mientras que por parte del Eln encabezan el intento el comandante Antonio García, miembro del Comando Central (Coce), y cuatro mandos regionales, cuya identidad aún no se conoce.

Fuentes cercanas al proceso le contaron a El Espectador que, de concretarse este intento exploratorio, la mesa será paralela a la del Eln y se instalará en territorio ecuatoriano, donde se han venido dando los contactos y las reuniones. Precisamente, el presidente de Ecuador, Rafael , declaró ayer que “estamos dispuestos a dar todas las facilidades, a dar todo nuestro aporte para continuar esos diálogos”. Sin embargo, también es claro que en algún momento los procesos deben confluir para que el acuerdo de terminación del conflicto sea entre el Gobierno y las guerrillas.

De alguna manera así lo dejó ver el propio presidente Santos, quien en su intervención de ayer explicó que ha decidido dar a conocer este esfuerzo porque el proceso de La Habana ha entrado en su recta final y que “hay que tener claro que el conflicto es sólo uno y por eso el proceso para poner fin al conflicto, también uno. No puede haber dos modelos de dejación de armas, ni dos procesos de refrendación, ni dos ejercicios de esclarecimiento de la verdad”, anotó el presidente-candidato.

Santos sostuvo que mientras no se acuerden todas las condiciones para el diálogo no se dará inicio a una mesa formal de conversaciones con este grupo. Y que precisamente en este momento buscan acordar los puntos de discusión que, según el presidente, tienen que basarse en la búsqueda del fin del conflicto, deben incluir la dejación de armas y una agenda con puntos específicos, entre los cuales debe estar resarcir a las víctimas. El jefe de Estado dijo que los diálogos van a ser en el exterior para no despejar el territorio nacional y que serán sin cese bilateral del fuego.

La noticia de que se avanza en la fase exploratoria desató reacciones de la clase política, que hoy se encuentra concentrada en la justa electoral que tendrá su momento decisivo este domingo. Los miembros del santismo celebraron el anuncio, mientras que el candidato de Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga consideró que era un intento desesperado por no perder las elecciones utilizando la paz como bandera.

El primero en reaccionar fue el presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, cuyo padre fue asesinado por el Eln en 1997. Cristo afirmó que: “Como colombiano y víctima directa del Ejército de Liberación Nacional, celebro el anuncio del presidente Santos de iniciar diálogos con esa guerrilla para buscar un acuerdo. La paz debe ser total e integral en momentos en que se avanza positivamente con las Farc. Creo es conveniente este proceso para lograr el propósito de que los dos grupos subversivos que tanto daño le han causado al país en las últimas décadas, puedan dejar las armas y reincorporarse a la vida civil”.

Lo siguió el actual representante y senador electo Iván Cepeda, quien fue más directo en su mensaje político: “Este anuncio reafirma nuestra decisión de llamar a respaldar en las urnas el proyecto de la paz y ese voto tiene que ser por quien ha construido un proceso firme, y no para quien no reconoce el conflicto armado ni tiene la voluntad de continuar dialogando”.

A lo que reaccionó Marta Lucía Ramírez, jefa de debate de Óscar Iván Zuluaga: “Esto estaba todo fríamente calculado. Estas conversaciones con el Eln se están adelantando hace varios meses. Se sabe que están hablando en Ecuador, se sabe quiénes están detrás de ese diálogo, eso está hecho para manipular esta ansia de paz que tienen los colombianos. La verdadera paz de Colombia solo se logrará cuando tengamos un Estado creíble con seguridad, con acceso a la educación. Una paz verdadera exige condiciones, ¿o será que el Eln va a tener licencia para seguir reclutando niños mientras están negociando?”, inquirió la excandidata conservadora.

Y agregó: “La paz no es de Juan Manuel Santos, vemos la pobreza y las necesidades de los colombianos, las negociaciones de paz no pueden ser el pretexto para no gobernar bien. La paz no puede ser un pretexto para cuatro años de incumplimientos y para buscar un segundo turno para cumplir con lo que no se ha hecho. Este ha sido un presidente lleno de anuncios faltando un mes para que se acabe el gobierno, cómo se puede creer que va a cumplir, hay que preguntarse qué tan creíbles son y qué confianza pueden generar esos anuncios reeleccionistas. Eso es una manipulación que da asco”.

Una declaración que contrasta con la de Fabrizio Hochschild, coordinador de la ONU en Colombia, quien consideró que “es un anuncio histórico, podemos imaginarnos que para llegar a este punto se requirió un trabajo duro, un secreto de meses, si no de años”.

También celebró el analista León Valencia, quien perteneció a la Corriente de Renovación Socialista, una facción del Eln que se desmovilizó en 1994. “Nos complace que hayan anunciado al país ante de terminar estas elecciones que están negociando. Ha sido un largo proceso, con jornadas de discusión dispendiosas en Brasil, en Ecuador y en Venezuela, y me parece bien que se lo cuenten al país y que van a seguir informando lo que pase”, señaló el analista.

Al final, el anuncio de que las conversaciones exploratorias con el Eln son una realidad, no puede ser sino leído en clave electoral. Y mientras unos lo celebran como un punto a favor de Santos, otros consideran que hace parte de la utilización de los medios del Estado para favorecer la intención reeleccionista del mandatario.