Figura del designado reemplazaría a la del vicepresidente

La propuesta para acabar con la figura vicepresidencial será presentada después del 20 de julio.

El presidente Santos explicó este martes que el retiro de la fórmula vicepresidencial se daría porque quedó "mal diseñada" y puede ser más "conveniente y menos costosa" la figura de un Designado. Sin embargo, su anuncio pone sobre la mesa el futuro político del vicepresidente Angelino Garzón, teniendo en cuenta su estado de salud.

Pese a que el mandatario se abstuvo de ampliar la propuesta, varios parlamentarios desde ya apoyan la iniciativa y señalan que no se está aprovechando la situación del vicepresidente para abrir el debate.

El representante a la Cámara Telésforo Pedraza en diálogo con El Espectador informó que tiene listo el proyecto de acto legislativo para eliminarla la fórmula vicepresidencial. Según el congresista, la propuesta hará que “el presidente de la República asuma por completo la responsabilidad política de los resultados del programa de Gobierno”.

Pedraza explicó que bajo el cargo los avances no han sido significativos: “En el momento mismo en que se creó esa figura vicepresidencial, los resultados hasta ahora han sido mínimos. Es necesario ver que esa figura no ayuda para nada a la necesaria consolidación de la democracia ni para el buen ejercicio de las funciones presidenciales”.

Otro de los representantes que se unió a la iniciativa fue Germán Varón, pero señaló que no es el momento para discutirla. “Esta legislatura que viene no está lista para ello y no tiene que ver con el estado del vicepresidente. Una vez él termine su periodo, valdría la pena revisar la propuesta”.

Por su parte, el Polo Democrático manifestó su preocupación por la crisis institucional que está pasando el país. Según la presidenta del partido, Clara Lopez, la eliminación la fórmula de vicepresidencial es una propuesta inocua. “Estamos llegando a un unanimismo absoluto. El vicepresidente, en su primera etapa, cumplió una función de alertar al gobierno sobre situaciones preocupantes como la del cambio de la metodología para medir la pobreza”.

“Si le parece tan costosa la figura de vicepresidente al presidente Santos debió haberlo nombrado embajador y así no hace doble nómina sino pagarle un sueldo ante una función pública tan importante como la de representar al país en el extranjero”, sostuvo López.

Aunque la propuesta abre de nuevo la polémica sobre la verdadera misión del vicepresidente, lo cierto es que el tema tuvo su lugar luego de que se planteó la posibilidad de que Álvaro Uribe pudiera ser la fórmula de Oscar Iván Zuluaga.

El último Designado en Colombia fue el actual presidente Juan Manuel Santos durante el gobierno de Gaviria. Ahora el Congreso tendrá en sus manos la decisión de reencarnar o no esa figura.