Francisco Santos reconoce que fue injusto y se equivocó