Frenan fraude en Atlántico

El Consejo Nacional Electoral dejó sin efecto cerca de 100 mil inscripciones de cédulas por irregularidades.

El Consejo Nacional Electoral dejó sin efecto la inscripción de los documentos. / Archivo - El Espectador

Una resolución del Consejo Nacional Electoral (CNE) que dejó sin efecto la inscripción de cerca de 100 mil cédulas habría puesto freno a un intento de fraude de gran magnitud en Barranquilla, Atlántico. Esta situación había sido alertada por la Misión de Observación Electoral (MOE) y algunos congresistas que habían advertido sobre las crecientes denuncias de compra y trasteo de votos.

De acuerdo con la resolución 0672, la sala plena del CNE decidió anular 97.791 inscripciones en las que se encontraban irregularidades como inscripción duplicada, trashumancia de electores, irregularidades en la información de los ciudadanos y fallas de registro. Lo que más llamó la atención fue que las fallas eran de tal magnitud que significan casi la mitad de los 225 mil documentos que fueron zonificados en la capital del Atlántico.

Según señala la resolución, 90.463 documentos fueron anulados porque existía un registro repetido. El magistrado ponente de este caso, Juan Pablo Cepero, logró demostrar que en 2.435 inscripciones era evidente el trasteo de electores desde departamentos cercanos como Bolívar y Magdalena. Además, graves irregularidades en el suministro de información en el momento de inscribir las cédulas generaron la invalidez de otras 4.863.

Sin embargo, explica Cepero que también puede haber errores en el censo de la ciudad y en ese caso sería necesaria una revisión de la Registraduría Nacional, porque así como hay 36 mil cédulas con inscripción repetida en una ocasión, otras fueron inscritas 10, 15, 30 y hasta 156 veces.

En la resolución el CNE les informa a la MOE y a los congresistas Iván Cepeda, José David Name y Armando Benedetti de la decisión, porque fueron ellos quienes advirtieron que en las fechas habilitadas por la Organización Electoral para la inscripción de cédulas se presentaron filas atípicas y los rumores de entrega de compra de votos eran crecientes. Aunque las inscripciones de estos documentos fueron dejadas sin efecto, los electores podrán votar en el mismo puesto que tenían asignado en las pasadas elecciones.