Gobernadores de zonas de frontera con Venezuela denuncian acciones violentas del vecino país

Los mandatarios de Arauca y La Guajira afirmaron que la guardia venezolana ha venido perpetrando acciones con armas y granadas especiales que tienen atemorizada a la población colombiana que vive en frontera. A su vez, denunciaron robo de dinero y de celulares en Colombia.

Venezuela desmiente incursiones en territorio colombiano.Archivo

Si hay una zona que se ha visto fuertemente afectada por la crisis social, política y económica por la que atraviesa Venezuela es la que alberga departamentos fronterizos con el vecino país. La Guajira, Arauca y Norte de Santander, indudablemente, son las regiones que más han salido a denunciar un incremento en la inseguridad, dado el éxodo de venezolanos que han decidido migrar hacia territorio colombiano, entre otras complejas situaciones como la prostitución y el contrabando. (Lea: Venezuela no tiene dinero para pagar alimentos y medicamentos represados en las costas)

A esos episodios, se sumaron las más recientes denuncias hechas por los gobernadores de Arauca y La Guajira, Ricardo Alvarado y Weildler Guerra, respectivamente, quienes que afirman que la guardia venezolana ha comenzado a incursionar en territorio colombiano, (en el caso del norte del país) y, lo más grave, han perpetrado hechos propios del ejercicio castrense que tiene intimidada a la población de frontera.

En el caso de la Guajira, el gobernador Guerra informó que este sábado, cerca de veinte guardias de Venezuela llegaron en diez motocicletas hasta el Barrio San Martín (Paraguachón) en donde permanecieron por 10 minutos. “Los guardias venezolanos despojaron de dinero y celulares a varios ciudadanos de Paraguachón”, dijo el mandatario regional vía twitter. Por ello, se tomó la determinación de enviar a uniformados colombianos a esa zona que comunica a Colombia con Venezuela, con el fin de evitar que se repitan las incursiones denunciadas por Guerra.

A su turno, el gobernador de Arauca, Ricardo Alvarado, afirmó que este domingo se completan tres días consecutivos en los que uniformados del vecino país se dedican a lanzar disparos sobre el río Arauca que divide a ambos países. Además, la población se ha declarado en “zozobra” ante los ejercicios militares que ordenó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para estar alerta en caso de que, eventualmente, el gobierno norteamericano intente intervenir por la fuerza en ese país.

Según han dicho los pobladores, de manera permanente se escuchan disparos y activaciones de munición de guerra en la ciudad de El Amparo (Estado Apure), que comparte frontera con el municipio de Arauca. “Sus actuaciones han generado zozobra y, dentro de la calma normal que debemos conservar, sí es preocupante para una comunidad que depende en gran medida de esta buena relación que debe existir entre Venezuela y Colombia. Rechazamos lo que se está presentando: granadas especiales y tiros permanentes”, dijo Alvarado.

De momento, la única reacción que se conoce del gobierno vecino es la de su ministro de Defensa, Vladimir Padrino, quien desmintió las denuncias hechas por el gobernador de La Guajira.