Gobierno analiza junto a expertos mundiales cómo reintegrar a excombatientes

El director de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) ha indicado que el país ha aprendido de "todo el mundo" para implementar políticas de reintegración de excombatientes.

 La Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) comenzó este lunes en la ciudad de Pereira, en el centro del país, la quinta edición de la Gira Técnica Sur-Sur en la que expertos de todo el mundo analizan estrategias para reincorporar a la sociedad a excombatientes.

En el acto de inauguración, el director del ACR, Joshua Mitrotti, señaló que gracias a las relaciones establecidas con expertos de otros países, Colombia ha conseguido "aprender de todo el mundo" para implementar políticas que conduzcan a los excombatientes a reintegrarse.

"Hoy tenemos un proceso más maduro, sofisticado e integral producto de esos intercambios", señaló el funcionario.

En ese sentido, recordó que hace doce años el país inició un "proceso complejo" tras la desmovilización de los paramilitares de las AUC.

Ante esta situación, el país se vio obligado a reubicar en la sociedad a un alto número de combatientes, que Mitrotti cifró en 36.000, por lo que para atenderlos se debieron "tomar muchos riesgos para construir una institucionalidad".

Además, entre 2003 y 2015 unas 4.000 personas abandonaron también las filas de las dos principales guerrillas del país, las Farc y el Eln, lo que ha multiplicado la labor de la ACR.

"Creo que el país tomó una decisión correcta (hace doce años) al crear escenarios de paz en medio de la guerra", apostilló.

Por ello, mostró su confianza en que esa experiencia se prolongue y "acabar un proceso inacabado" al concluir las negociaciones de paz que adelanta el Gobierno con las Farc desde hace más de dos años en La Habana.

De este modo, en opinión de Mitrotti, se podrían "conseguir consensos que permitan profundizar en la democracia" colombiana.

Con un posible acuerdo definitivo con las Farc y el inicio de un proceso similar con el Eln, guerrilla con la que el Gobierno mantiene "diálogos exploratorios", el funcionario mostró su esperanza de que se puedan romper "los ciclos de la violencia".

Asimismo, se mostró convencido de que "si uno quita a los hombres de la guerra, no está haciendo nada", a no ser que ese proceso venga acompañado del fin de las confrontaciones.

Mitrotti también señaló la importancia que tiene relacionarse con diferentes países que han atravesado períodos similares, para de este modo obtener ideas y reintegrar a los excombatientes.

El director del ACR recordó que hace dos años el Congo "dio recomendaciones en empleabilidad" que han sido muy útiles y, gracias a ellas, Colombia ha podido "brindarle una segunda oportunidad a hombres que en el pasado le hicieron daño a esta democracia y hoy quieren contribuir" para mejorarla.

Durante el acto de apertura del evento, el gobernador de Risaralda, departamento del que Pereira es capital, Carlos Alberto Botero, deseó que "no hubiera necesidad" de hacer este tipo de congresos y "que el país fuese otro" sin víctimas ni violencia.

Sin embargo, la realidad de Colombia, un país inmerso en más de medio siglo de conflicto armado interno, hace necesario afrontar la realidad de tener que reintegrar a excombatientes, subrayó Botero.

Por su parte, el alcalde de Pereira, Enrique Vásquez, destacó la importancia de "consolidar los retos que desde el Estado se han puesto en marcha" para ponerle fin al conflicto.

Entre los retos que debe afrontar Colombia, el alcalde de Pereira hizo hincapié en reducir la "estigmatización de la sociedad colombiana hacia la población desmovilizada".

La quinta Gira Sur-Sur se extenderá hasta el próximo sábado con la participación de 40 invitados internacionales de 19 países entre los que destacan excombatientes de Irlanda del Norte y de El Salvador.

Temas relacionados