Gobierno anuncia 'cruzada' en apoyo a matrimonio igualitario y adopción gay

"Nosotros, como gobierno, quisiéramos formar parte del grupo de los que lideran esta tendencia y no de los que vienen atrás", dijo el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo.

 En el foro organizado por la fundación Buen Gobierno, el Gobierno Nacional anunció su apoyo irrestricto al matrimonio igualitario y a la adopción de menores por parte de las parejas del mismo sexo.

A nombre del Ejecutivo, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, recordó que la Constitución Política señala que todas las personas nacen libres e iguales ante la Ley y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades.

"El Gobierno que represento parte de una premisa liberal. No me refiero al Partido Liberal, por supuesto, sino al liberalismo en términos filosóficos. Creemos que los valores de libertad y la igualdad son supremos y el contrato social que toda sociedad requiere para vivir en comunidad no puede violarlos", señaló.

Cristo defendió que no basta el reconocimiento genérico de los derechos porque "se necesita su reconocimiento específico en las situaciones particulares que reclaman un trato igualitario. Se requiere, entonces, no solo que se consagren las leyes, sino también los procedimientos para que un derecho reconocido se pueda hacer efectivo".

Y enfatizó: "Apoyamos a la comunidad LGTBI en su lucha por la igualdad y actuaremos en consecuencia. Somos conscientes de que esa igualdad pasa hoy por conseguir el matrimonio igualitario y la adopción igualitaria".

El Gobierno, bien sea por vía legislativa o vía jurisprudencial, considera que se deben garantizar los derechos porque en América Latina "avanza poco a poco en la legalización del matrimonio igualitario y la adopción igualitaria y nosotros, como gobierno, quisiéramos formar parte del grupo de los que lideran esta tendencia y no de los que vienen atrás".

En julio de 2010, Argentina fue pionera en América Latina cuando adoptó legislación para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Desde mayo de 2012, en Buenos Aires, pueden casarse personas del mismo sexo que no residen en la ciudad.

En Uruguay, la norma hoy dicta que la institución del matrimonio "implicará la unión de dos contrayentes, cualquiera sea la identidad de género u orientación sexual de estos, en los mismos términos, con iguales efectos y formas de disolución que establece hasta el presente el Código Civil".

En Brasil, una decisión del 2013 del Consejo Nacional de Justicia, una entidad judicial que vela por la autonomía de la rama judicial, dejó claro que las oficinas públicas que celebran matrimonios no podrían rechazar a una pareja del mismo sexo. Lo hizo para dar efecto a un fallo de 2011 de la Corte Suprema, que le reconocía a las parejas homosexuales derechos equivalentes a las heterosexuales, y continuaba siendo desconocido .

La capital de México, un país federal, permite el matrimonio homosexual, y el movimiento LGTBI mantiene acciones para que la medida sea aprobada en otros estados.

Varios países están pasando por debates similares a los que nos convocan hoy. En Cuba, por ejemplo, la hija del presidente Raúl Castro, Mariela, logró que una reforma al Código de Familia para legalizar las uniones homosexuales fuera incorporada al plan estratégico del Ministerio de Justicia.

En Chile, el debate legal sobre derechos de parejas del mismo sexo está candente desde junio de 2003, cuando el Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh) presentó al Congreso el proyecto de ley “Fomento de no discriminación y contrato de unión civil entre personas del mismo sexo”.

Costa Rica no se está planteando el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero el Congreso sí discute proyectos para crear una figura llamada "sociedad de convivencia". Ella permitiría la inscripción en el registro público y daría reconocimiento a derechos como herencia y acceso al crédito.

En Perú, un proyecto de ley limitado de patrimonio compartido, que no da capacidad siquiera para heredar, está congelado desde 2010.

Algunos países son drásticos en la prohibición: la incluyen en la Constitución de manera explícita. Honduras (2005), El Salvador (2009), y República Dominicana (2009) así lo hacen.

La adopción igualitaria enfrenta obstáculos aun mayores. En América Latina solo Argentina y Uruguayos la han legalizado.

En 2009, el Código de la Niñez y la Adolescencia uruguayo abrió la puerta a la adopción a parejas con cuatro años de convivencia, convirtiendo a este país en el primero en América Latina que permite la adopción igualitaria. Tres años después, la legislación sobre el matrimonio otorgó de manera explícita idénticos derechos de reproducción asistida y adopción a parejas heterosexuales y homosexuales. Asimismo, la ley del matrimonio igualitario en Argentina equiparó derechos.

"Lo cierto es que tanto el matrimonio como la adopciónigualitarios crean resistencia en la opinión pública latinoamericana. A excepción de Argentina, Uruguay y México, abrumantes mayorías de ciudadanos tienden a rechazarlos y, en el imaginario de muchos, la homosexualidad continúa siendo incorrecta desde el punto de vista moral", explicó Cristo.

En Colombia, las encuestas muestran que 62% está contra el matrimonio igualitario, según Gallup, y 73% contra la adopción igualitaria, según Napoleón Franco. "Cuando un gobierno que cree en la igualdad para todos se enfrenta a un escenario como el nuestro, sobra decirlo, el escenario político no es fácil", admitió.

Y recalcó: "Un régimen democrático debe escuchar a los ciudadanos pero, a veces, también debe mostrarles un camino. El bien común se construye a partir de la voluntad general de la sociedad, pero la voluntad general no pertenece solo a las mayorías".

El Gobierno consideró que en el país "estamos en deuda con la población LGTBI y es una deuda que pagaremos".