“Gobierno busca dividir las filas de la insurgencia”: ELN

En una carta pública, el máximo comandante de esa guerrilla, alias “Gabino”, aseguró que el Gobierno teme iniciar la negociación pública con el ELN porque cree que podría empañar la campaña por el plebiscito. Dijo que están listos a cumplir con lo acordado en la fase previa e iniciar los diálogos.

Coce

En carta a los 33 eurodiputados y al Parlamento Alemán, que en días pasados expresaron públicamente su respaldo al proceso de negociación entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla del ELN, y les pidieron a las partes hacer todos los esfuerzos posibles para dar pronto inicio a las conversaciones, el máximo comandante de ese grupo subversivo, Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino, señaló que dicho apoyo, junto a muchos otros similares hechos por la comunidad internacional y por múltiples sectores de la sociedad colombiana, conforman un acompañamiento activo “necesario para lograr que el Gobierno se decida a descongelar estas negociaciones de paz”.

“Al parecer, en las altas esferas gubernamentales temen iniciar la negociación pública con el ELN y avanzar en el primer punto de la Agenda: participación de la sociedad, porque esto ‘podría empañar la campaña por el plebiscito’. De nuestra parte no tenemos ninguna pretensión o interés en este sentido. Respaldamos el proceso y mecanismo de refrendación de los acuerdos hechos entre el gobierno y las FARC, dando por entendido que el proceso a desarrollarse con el ELN tiene sus propios caminos y particularidades”, señala el jefe guerrillero en la misiva, fechada el 25 de julio.

Según “Gabino”, después de tres meses, el Gobierno mantiene congelado el proceso, “fiel a su táctica de dividir los dos procesos, el de las FARC y el del ELN, para avanzar con el primero, mientras congela el segundo”. Y en este sentido, dice que lo que se busca es “dividir las filas de la insurgencia, pretendiendo evitar un frente común entre estas y a la vez entre estas y la sociedad, por el temor a que ello presione con mayor fuerza la paz con justicia social y los nuevos rumbos del país, en que la violencia de los de arriba y el terrorismo de Estado tengan que replantearse y en los que se vayan dejando atrás las razones históricas y estructurales que generan la lucha guerrillera en Colombia”.

El jefe del ELN reafirma que, de su parte, están “listos” para cumplir lo acordado e iniciar de inmediato la ronda de conversaciones, que tendría como sede inicial a Quito, Ecuador. Y concluye: “Entre más rápido iniciemos, con mayor prontitud se podrán abordar y buscarle solución a los temas de interés de todos”.