Gobierno señala a Ordoñez de confundir a la ciudadanía sobre el proceso de paz

En respuesta a la carta que envió el Procurador a Santos, la Secretaría Privada de la Presidencia aseguró que se está extralimitando en sus funciones. Ninguna de las 60 preguntas fueron resueltas.

Archivo El Espectador.

Sin responder. Así le devolvió el presidente Juan Manuel Santos el documento que le envió el procurador Alejandro Ordoñez, en el que estaban consignadas 60 preguntas referentes a los acuerdos presentados el pasado 23 de junio, fruto de los acuerdos entre el Gobierno y las Farc sobre el cese bilateral de hostilidades. Ordoñez quiso conocer los alcances de lo firmado en La Habana y envió la carta al presidente, pero este martes el secretario privado de Presidencia, Enrique Riveira, devolvió sin tramitar el documento. (Lea: "¿Las Farc aceptan expresamente que se desmovilizarán?": Procurador a Santos)

¿La razón? Según Riveira, aunque sí leyeron los 60 planteamientos hechos por Ordóñez, consideraron que ninguna pregunta tiene como fin obtener información sobre el proceso de paz con las Farc, y mucho menos con las zonas de concentración y el proceso de dejación de armas, claves durante la etapa posterior a la firma de un acuerdo final entre las partes que negocian en La Habana desde 2012.

La carta que entregó la Presidencia al Procurador indica que el cuestionario de Ordoñez tiene afirmaciones que no son neutrales, y que evidencian una clara postura política sobre los términos en que negocia el Gobierno y la guerrilla. Incluso, en la misiva se señala al jefe del Ministerio Público de querer confundir a la ciudadanía sobre el proceso pues, según Riveira, algunas de las 60 preguntas sugieren que los guerrilleros desmovilizados continuarán sus acciones delincuenciales luego de salir de las 23 zonas de concentración establecidas, y hasta insinúa que la Fuerza Pública detendrá la persecución de ciertos delitos tras la firma definitiva del proceso.

“Algunas de las preguntas, por ejemplo, discuten públicamente por qué no se han hecho convenios adicionales, o de otro tipo, o con otro alcance, o indagan por asuntos cuyas explicaciones emanan directamente de lo acordado entre el Gobierno y los representantes de la insurgencia. Otras contienen afirmaciones que revelan una posición política acerca de lo negociado con las Farc, para luego inquirir por qué las cosas no se han hecho en la forma en que el señor procurador caprichosamente estima conveniente”, dice la carta enviada a Ordoñez en respuesta de su petición.

La controversial carta de la Presidencia llega a tildar a Ordoñez de estar haciendo proselitismo partidista con ese tipo de documento, y de estar adelantando un control político al presidente Santos extralimitándose en las funciones del Ministerio Público. “No es al Procurador General de la Nación al que le corresponde ejercer las funciones de control político de las negociaciones de paz alegando competencias constitucionales que no tiene”, agrega la carta de Riveira.

La misiva de Presidencia con un contundente mensaje a Ordoñez. Riveira le recuerda a Ordoñez el fallo de la Corte Constitucional en el que se aprueba el plebiscito como mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz alcanzados en La Habana, en el que se prohibió a los servidores públicos de los organismos de control la participación en eventos y campañas empeñadas en tratar de convencer a los ciudadanos de votar “Sí” o “No” en la votación del mecanismo.