Gobierno y oposición juegan sus cartas en el exterior

El gobierno de Juan Manuel Santos puso en marcha una contraofensiva a la gira del expresidente Álvaro Uribe por EE.UU.

El alfil del Ejecutivo fue el embajador en Washington, Luis Carlos Villegas, quien se reunió con Albio Sires, vicepresidente del subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara , y Rubén Gallego, el primer representante de origen colombiano.

Ambos encuentros, según la versión de la Casa de Nariño, son de vital importancia para los intereses del gobierno Santos por posicionar la agenda de la paz en el Congreso norteamericano. No obstante, la avanzada de Villegas fue criticada por algunos analistas, pues se produjo después de que Uribe hubiera iniciado su gira para criticar el proceso de paz con las Farc y denunciar que, presuntamente, en Colombia no hay garantías para ejercer la oposición.

El Centro Democrático, por su parte, continúa con los encuentros con parlamentarios y medios de comunicación. El senador Álvaro Uribe, poniendo sobre el tapete las diferencias con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien hace unos días los invitó al diálogo, manifestó “un día nos dicen neonazis y fascistas, al siguiente nos proponen hablar”, y agregó que “ante la comunidad colombiana e internacional se ha demostrado que el narcotráfico es un crimen transnacional, para que ahora salga el presidente Santos a decir que va a volver el narcotráfico, el secuestro y el reclutamiento de menores en un delito político, y que los guerrilleros no vayan a la cárcel y puedan hacer política”.

La senadora del Centro Democrático Paloma Valencia respaldó este planteamiento y afirmó que “el hecho de que las Farc, que son narcoterroristas, no vayan a pagar cárcel y gocen de elegibilidad política, significará que Colombia va a ser el primer país con un partido que el mundo sabe que se financió con el narcotráfico”.

No obstante, el periplo del uribismo por Washington ha sido más fructífero en Colombia que en Estados Unidos, como el propio uribismo reconoce. Varias de las citas programadas por el expresidente fueron canceladas a última hora. Sin embargo, sí ha habido un efecto mediático por cuenta de las críticas al proceso de paz con las Farc que se fortalecieron con el documento del Centro de Estudios para el Análisis de Conflictos (Cerac), revelado por este diario, en el que comprueba que durante la fase de conversaciones ha aumentado el número de acciones guerrilleras.

También, en Colombia, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Jimmy Chamorro, prendió el debate diciendo que “si el Centro Democrático va con todo su derecho a Estados Unidos a mentir sobre el proceso de paz, las Farc también pueden exponer sus propuestas en el Congreso colombiano”.

Un pulso político e ideológico frente al proceso que se está escalando en el escenario internacional. El Centro Democrático, al concluir su gira por Estados Unidos, tiene programado visitar México, España y Alemania. El Gobierno, por su parte, en cabeza del presidente Santos, continuará ratificando el apoyo que la comunidad internacional al proceso, con un nuevo aliado, el senador del Polo Democrático Iván Cepeda, quien empacó maletas y también ira a España a defender el proceso de paz.