"La guerra ha terminado": De la Calle

El jefe del equipo negociador del gobierno aseguró que la firma del acuerdo final significa un nuevo comienzo y abre las posibilidades para iniciar una etapa de transformación de la sociedad.

Archivo

"Hemos llegado a la meta la firma de un acuerdo final con la guerrilla de las Farc, es el fin del conflicto armado, la mejor forma de ganarle a la guerra es sentarnos a hablar de paz. La guerra ha terminado". Con estas palabras el jefe del equipo negociador del gobierno en La Habana. Humberto de la Calle, se refirió desde la mesa de diálogos en Cuba al histórico Acuerdo Final, Integral y definitivo que cierra la discusión de la totalidad de la agenda de negociaciones.

Durante su intervención De la Calle señaló que con la firma del acuerdo lo que viene para el país es un trabajo arduo que compromete a los colombianos y que vendrán discusiones, ajustes y sacrificios que requerirán paciencia y comprensión por parte de todos. "Lo mínimo que nos debemos mutuamente es dar paso a una nueva oportunidad de vida, esa es la palabra, oportunidad. No debemos limitarnos a celebrar el silencio de los fusiles, lo que importa es que se abren caminos para dejar atrás la violencia y reconstruirnos desde el respeto", puntualizó.

El plenipotenciario del Gobierno reconoció que la firma del acuerdo de paz no es un salto al vacío y que si bien lo pactado puede que no sea perfecto, también es cierto que se logró el mejor acuerdo posible. "Todos hubiéramos querido algo más, pero el acuerdo logrado es el acuerdo viable, el mejor posible. Sin embargo, eso no lo calificamos nosotros, creemos que hemos hecho un buen trabajo, pero la calificación depende de los colombianos. Como delegados del presidente Santos debemos esperar el veredicto de la ciudadanía", sostuvo al señalar que el equipo de paz tiene la certeza de haber logrado un pacto fundamental para la conveniencia del país.

De la Calle insistió en que la firma final no indica que los cambios y transformaciones que requiere el país se van a dar de la noche a la mañana, pero aseguró que el fin del conflicto será la oportunidad para combatir los otros males que aquejan a la sociedad. 

Asimismo, el delegado del gobierno reconoció la disciplina que mostró las Farc durante los casi cuatro años de conversaciones y manifestó que aunque hubo conversaciones amargas el resultado es suficiente recompensa. "Hemos cumplido la promesa, los colombianos tendrán la última palabra, está en juego el futuro de Colombia, el acuerdo del fin del conflicto no tiene dueño, pertenece a los colombianos y está en manos de cada uno. Por eso el plebiscito debe ser una decisión cívica, nacional y profunda".

Finalmente, Humberto de la Calle hizo una reflexión personal al señalar que el trabajo que ha adelantado en los últimos años le ha permitido crecer personalmente y entender mejor el país: "Conozco mejor a Colombia, me duela más el sufrimiento de compatriotas y he aprendido mucho de la capacidad de resistencia de los colombianos, de su generosidad y de su alegría".