¿Hay desidia del Gobierno para explicar los acuerdos de paz?

Así lo consideró este martes el presidente de la Comisión Primera del Senado, Carlos Fernando Motoa, luego del frustrado debate en el Congreso con Humberto De la Calle y Sergio Jaramillo.

La Comisión Primera del Senado tenía programado para este martes un debate de control político sobre el proceso de socialización de los avances que hasta el momento se han efectuado en el marco la agenda de paz pactada entre el Gobierno y las Farc.

Aunque en el Congreso se había anunciado la presencia del Jefe de la delegación de las negociadores en La Habana, Humberto de la Calle Lombana, y el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, finalmente el debate se postergó para la próxima semana.

Al respecto, las críticas al Gobierno y al equipo negociador no se hicieron esperar. El presidente de la Comisión, el senador Carlos Fernando Motoa, cuestionó al Gobierno porque no envió la hoja de respuestas al debate sobre los acuerdos de paz.

Además, reprochó que aunque las encuestas muestran que hay desconocimiento de los acuerdos por parte de los colombianos, hay un posible “desinterés y desidia” del Gobierno para explicarlos.

“Veo con algo de desidia al Gobierno no haber presentado oportunamente a las proposiciones que presentó el citante. De parte del ministro del Interior, del ministro para el posconflicto y del Comisionado de Paz, no se obtuvo respuesta para la Comisión Primera; por eso hago un llamado para que se cumplan con el reglamento”, señaló.

Y dijo: “Hay una gran conclusión y es que los colombianos no conocen lo que está ocurriendo en La Habana y esa incertidumbre genera que muchos se vayan a apoyar el No al plebiscito, así que estos escenarios deben ser aprovechados por el Gobierno, deben aprovecharse por quienes apoyamos el plebiscito y lamentamos que no tenga esa importancia o esa articulación con el Gobierno Nacional”.

El llamado de Motoa al Gobierno es a obrar con “coherencia” porque no se entiende que se quieran promocionar los acuerdos por todo el territorio nacional y no se acuda al escenario natural de la democracia que es el Congreso.