“He estado donde he estado, gústeles o no mis ideas”: Armando Benedetti

Noticias destacadas de Política

El congresista, quien acaba de anunciar su llegada al movimiento Colombia Humana de Gustavo Petro, explica las razones de su decisión, asegura que los partidos hoy en Colombia no representan a nadie y dice que, ideológicamente, el centro no existe y lo que hay son vendedores de humo y engañabobos.

Sorprende su llega a Colombia Humana…

Bueno, eso empieza como un deseo expresado que viene de mí. Es un anuncio de que iba caminando hacia allá y eso generó un desorden ayer, hubo mucha bulla y tuve que llamar a Gustavo Petro y le dije: ‘oye, yo he dicho que voy para allá, pero no he hablado con el dueño de la Colombia Humana’. Él se rio, quedamos en hablar el martes, escribió un trino de que era bienvenido y así llegué al movimiento. Fue bastante generoso.

¿Y qué lo impulsó a tomar esa decisión, es decir, por qué ese deseo suyo?

Por la dinámica que hay en el Congreso. No discutieron la renta básica, que se necesitaba. El Programa del Apoyo al Empleo Formal (PAEF) lo aprobaron otorgándole solo a mil empresas $2 billones. La misma suma se tendrá que dividir entre otras 130.000 organizaciones. Y más rabia me dio a mí que se hayan negado las ayudas a las microempresas, que tienen entre tres y cuatro empleados, y son el 20% de la fuerza laboral. También suma lo que ocurrió con la moción de censura al ministro de Defensa y nadie apoyó eso, se reunieron con él y usted sabe lo que hizo Arturo Char, o que Carrasquilla estuviera trabajando para los bancos y no nos permitieron ayudar a distribuir los dividendos a quienes los necesitaban. Son igualmente otros temas, como el trabajo en remoto del Congreso o cuando los hechos del 9 de septiembre, que nadie se daba por enterado de lo que estaba pasando en Bogotá. Solo hasta las 10:00 p. m. empiezan a hacer unos comentarios. El Congreso está desconectado.

¿Y qué va a pasar en la reunión del martes?

No sé, lo mínimo que podía hacer era decirle al dueño de la Colombia Humana que iba para allá. Siempre me he caracterizado por ser un Neymar. Él no se pasa llamando al Manchester, Ajax, Everton y otros equipos para jugar allá, con él van y le tocan la puerta para jugar. Yo aceptaba o no si irme a los partidos que me invitaban. Esta vez si no fui Neymar, porque fui yo el que tocó las puertas.

Usted ha manifestado en algunas ocasiones que disiente de Petro, evidentemente hay un cambio de opinión. ¿Hay diferencias ideológicas y políticas que persistan entre él y usted?

¿Yo cuándo dije que disentía de Petro? No, en nada.

Lea también: ¿Gol a la U? Roy Barreras y Benedetti no renunciaron, fueron expulsados

En 2013, cuando Petro estaba amenazado en medio de las dificultades de la Alcaldía de Bogotá, usted escribió un trino que dice que disiente políticamente e ideológicamente de Petro, pero eso no lo autoriza a usted a poner en riesgo su estabilidad política al desconocer su elección. Repito, ¿hoy mantiene algunas diferencias con Gustavo Petro? ¿Cuáles serían?

Bueno, se ha dicho que en mi Twitter yo critiqué a Obama o que critiqué a Correa, en Ecuador. No tiene nada que critique a la izquierda. Esta es la primera vez que compartimos comisión, en Cámara habíamos estado en comisiones distintas. Y es importante lo inteligente que es Petro para debatir los temas, tiene siempre argumentos, siempre una arista más, siempre una idea más adelante. De una u otra forma, me venía también descrestando, y le digo, hemos coincidido en temas muy importantes, como todo lo relacionado con la comunidad LGBTI, eutanasia, paridad de género, dosis mínima, la defensa de la paz y la JEP, los cuales no caben sino en Colombia Humana. Yo fui pionero en varios de esos temas, yo voté la moción de censura contra Andrés Felipe Arias y fui ponente de la creación y la reglamentación de la JEP. Con esto le quiero decir que yo siempre estuve en el tema de la paz.

Y para usted, además, el centro no existe. Y aunque dice que ha estado con la paz, se le ha visto también muy crítico del expresidente Juan Manuel Santos…

Él crea el plebiscito que era innecesario. Ese es Santos, que ahora quiere estar en el centro y tal. El centro ideológicamente no existe, no existe, no hay un solo teórico político que te diga que existe el centro. El centro sirve como un paraguas para quien le gusta la polarización, para los que no están de acuerdo con la paz o la guerra, o entre Petro y Uribe. Esa gente se esconde ahí, geográficamente, un paraguas para que se metan ahí, pero son vendedores de humo, engañabobos, porque tienen dos disfraces, porque la forma de funcionar del centro es buscar por la izquierda o la derecha.

¿Es consciente de que ha pertenecido a los partidos tradicionales que Petro critica? ¿Qué está mal en esos partidos para usted?

Esos partidos no representan a nadie, están desconectados, terminamos votando como mascotas a intereses de un gobierno. Lo que pasa es que quien invierte $50.000 millones en una campaña sabe que lo esperan billones en contratación, billones en exención de impuestos. Estoy seguro que Petro no va a permitir eso. Y claro, pertenecí a esos partidos, fui presidente de la U, del Congreso por el mismo partido, pero nunca voté en contra de lo que yo creo. A este gobierno lo he ayudado en temas que yo he querido, y me han dicho que soy gobiernista.

¿Por qué no se fue con los senadores Roy Barreras o Rodrigo Lara al movimiento liberal social demócratas? ¿Usted no es más cercano a ellos?

Porque no me han hecho una invitación formal. En este caso, sí estaba como Neymar. Igualmente, yo creo que esa vaina no va a funcionar, porque allá hay mucho general y poca tropa.

Si ya estaba pensando irse a la oposición, ¿por qué votó por cosas que la oposición criticaba? Por ejemplo, usted fue muy importante para la elección de Margarita Cabello a la Procuraduría…

Bueno, es que yo conozco a Margarita hace muchos años. Dicen que estaba haciendo arreglos, la gente siempre inventa. Wilson Ruiz también era aspirante a la Procuraduría y a mí no me parecía lo mejor, me parecía peligroso. En el pasado él quiso darles estatus político a los ‘paras’, el otro no tenía posibilidades. Entonces yo hablé con mis compañeros de la U, ellos creyeron en mí, la apoyamos y eso terminó en que quedara electa.

Le puede interesar: Corte Suprema archivó el proceso por parapolítica contra el senador Armando Benedetti

Parte del ruido que usted dice es porque precisamente ha acompañado en diferentes momentos a Germán Vargas Lleras, Álvaro Uribe, Juan Manuel Santos y ahora a Petro…

Vargas Lleras sale elegido senador en el año 94 con 23.000 votos y el número 100, que era el último, entró con 21.000 votos. Yo le ayudé con 4.500 votos en la Costa Caribe. ¿Quién eligió a quién? Yo elegí a Vargas Lleras.

Más allá de eso, usted hizo parte de las coaliciones de gobierno de Uribe y Santos, y ahora termina donde Petro…

Es que esos tipos que me están echando vainas ni siquiera se han masturbado. No han llegado a la época de masturbarse y ya están hablando de güevonadas que no saben. Vuelvo y repito, yo elegí a Vargas Lleras, como te lo acabo de decir. Con el presidente Uribe yo salí elegido por el Partido Liberal, ahí viene el cuento de Neymar, me buscaron y yo acepté. Pero nunca fui de un lado a otro. De Santos se les olvida que él tenía un partido con Uribe y luego terminaron peleando por un tema de egos. Dicen que yo cogí de donde Uribe para donde Santos, y no. Nos unimos en la misma lista en el Partido de la U, y sacamos 28 senadores. Entonces, ¿pelean papá y mamá y la culpa es mía? Eso es tonto. Y ahora me van a decir a mí que soy el traidor. He estado donde he estado, gústeles o no mis ideas.

¿Va a aspirar en 2022?

Ahora sí, eso es lo que quiero, yo no he desechado eso.

Pero dicen que su verdadera intención es la Alcaldía de Barranquilla y sabemos que Petro es fuerte en la costa. ¿Es verdad?

En algún momento me pareció un retroceso, pero he estado pensando en que no sería malo que lo intentara hacer. Pero estamos hablando de lo que va a pasar en 2023. En política en una semana pueden pasar muchas cosas, ahora imagínate en tres años. Deja que ganemos primero la de 2022 con Petro y después nos ponemos a hablar de Benedetti.

¿Cómo llega a hacer política con Gustavo Bolívar y David Racero, quienes lo han criticado fuertemente en redes?

David Racero no ha dicho nada.

Hay registro de los trinos de Racero en los que critica que usted viene de la misma clase política que nos ha gobernado siempre, poniendo el ejemplo de su papá y de su hermana…

Bueno, menos mal no me doy cuenta, sin embargo, yo no llegó porque Racero o Bolívar estén de acuerdo conmigo. Siempre he sido tranquilo y fresco con esos comentarios, sin que nada de esas cosas me afecten. Por eso no estoy muy pendiente qué escriben o qué dicen.

Bueno, ¿y qué pasó con su expulsión de la U?

Yo anuncié retirarme del partido y renuncié. A la semana de este anuncio, unas personas me dicen que me querían expulsar por andar diciendo que me voy, a la vez que otros me pedían que me quedara. Yo no entendía eso. Y al parecer, la Comisión de Ética comenzó el proceso porque alguien lo radicó y el dictamen fue que me expulsaban. Pero fue hace tres días que me enteré. Sentí que estaban jugando conmigo, al principio me dolió, pero después me dijeron que con eso la habían embarrado porque si expulsan a alguien, dice la ley y los fallos, quiere decir que le están cercenando los derechos como congresista, en este caso, a mí; luego, podría ir a cualquier otra parte, a otro partido.

Comparte en redes: