Hijos maltratadores no podrán heredar: nueva ley de la República

El presidente Juan Manuel Santos sancionó la iniciativa del representante Rodrigo Lara que, entre otras, también castiga el abandono y cobija a las personas con algún tipo de discapacidad

La nueva ley también cobija a cónyuges maltratados (imagen de ilustración).Archivo

Aquellos hijos que maltraten, abandonen y ejerzan prácticas cuestionables contra sus padres no podrán heredar. Así quedó establecido en la nueva ley 1893 de 2018 que fue sancionada por el presidente Juan Manuel Santos. “Aquí lo que buscamos es castigar a los maltratadores para que aprendan a respetar y a cuidar a los adultos mayores, a los ancianos y a las personas discapacitadas”, dijo el senador de la U, Roy Barreras, ponente de la iniciativa.

(Lea: Malos hijos no podrán reclamar herencia de sus padres)

El proyecto, de autoría del representante de Cambio Radical, Rodrigo Lara, establece varias causales que impedirían a esos “malos hijos” reclamar los bienes de los padres a quienes maltratan o agredan. Por ejemplo, el homicidio, ya sea intencional, o que haya intervenido para cometer el crimen o que no haya hecho nada para salvar a sus padres de la muerte pudiendo hacerlo.

El cometer un atentado grave contra la vida, honor o bienes de la persona cuyos bienes pueden heredarse –incluido el cónyuge-, omitir el llamado de socorro o ayuda también son causales para perder la herencia. “El consanguíneo dentro del sexto grado, inclusive que en el estado de demencia o destitución de la persona de cuya sucesión se trata, no la socorrió pudiendo”, señala el texto sancionado.

Obligar a la persona a heredar a incluir disposiciones que lo favorezcan también será causal de pérdida de los bienes, así como detener u ocultar el testamento de la persona fallecida. “La sanción de esta ley es una gran noticia para el país porque es un mensaje de amor para honrar a los padres”, señaló Roy Barreas.

Y es que según cifras de Medicina Legal, en 2017 hubo más de 70.000 casos de violencia intrafamiliar y más de 20.000 casos de abandono. Lo que hace esta nueva ley es ampliar las causales de indignidad sucesoral pues hoy existen tres casos: cuando el heredero es responsable de la muerte de alguno de los padres, cuando omite brindarle socorro o si oculta el testamento que dejó el difunto.